Ecuador mantendrá la dolarización ante crisis global

QUITO (AP). Ecuador mantendrá la dolarización para no golpear a los sectores más pobres y ejecuta medidas para defenderla y evitar que la crisis "nos golpee más de la cuenta", dijo hoy martes el ministro de coordinación de Política Económica, Diego Borja.

Ecuador adoptó el dólar el 2000 cuando abandonó su moneda nacional -- el sucre -- en medio de una devaluación descontrolada y una crisis económica que llevó al país al borde de la hiperinflación.

En entrevista en canal 4 de televisión, consultado si para enfrentar la crisis económica global el gobierno tiene previsto dejar la dolarización y adoptar una moneda nacional, el ministro respondió: "no lo está pensando, porque esa sería una salida que si bien ayuda en este momento ... golpea fuertemente a los sectores de más bajos ingresos".

Destacó que hace seis meses los precios del petróleo ecuatoriano se vendían en 110 dólares por barril, pero "hoy estamos en 30 dólares por barril y algunos días hemos bajado en 24 dólares, cómo no nos va a afectar (tal situación), claro que nos afecta, sin embargo no hay una escasez fiscal en la caja como para ponernos en un riesgo extremo".

Borja manifestó que el régimen ha tomado una serie de medidas para defender la dolarización como: restringir importaciones, invertir en infraestructura y otros sectores de la economía.

Borja señaló que se están tomando "todas las medidas correctivas para evitar que esta crisis nos golpee más de la cuenta, sin dudas es una crisis de una magnitud inmensa, no termina de pasar, creemos que ya viene el segundo coletazo de la crisis ... nuevos problemas con las hipotecas, con los créditos".

Acerca de la deuda externa, una parte de la cual el gobierno declaró ilegal e ilegítima, añadió que "es un tema extremadamente delicado, hay mucho sabor amargo en el manejo de la deuda comercial, el gobierno tiene dos asesores del más alto nivel en el ámbito jurídico, financiero ... y estamos estudiando la mejor opción para dar una salida para siempre sobre este tema".

El tramo de la deuda que Ecuador no quiere pagar corresponde a 3,210 millones de dólares, de los bonos 2012 y 2030, un 32% del total de la deuda externa del país, y que podría conllevar demandas internacionales por parte de los acreedores. La decisión de no pago la tomó este país el 12 de diciembre tras una auditoría auspiciada por el gobierno del presidente Rafael Correa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes