Emergencia fiscal en California

SACRAMENTO, California (AP). El gobernador Arnold Schwarzenegger declaró ayer miércoles una emergencia fiscal para enfrentar el déficit presupuestario de California y ordenó el cierre de las oficinas públicas por tres días al mes para generar ahorros, mientras al menos media docena de estados, también en apuros económicos, procuraban acuerdos para evitar medidas similares.

El congreso estatal tendrá 45 días para entregarle un plan que equilibre el presupuesto del estado, el cual terminó el año fiscal con un déficit de 24,300 millones de dólares. El faltante podría crecer hasta en 7,000 millones de dólares debido a que el congreso regional no aprobó el martes varias medidas provisionales.

"Estoy orgulloso de California, aunque tenemos nuestra crisis", manifestó el gobernador. "Nadie puede hacer señalamientos, debido a que, como puede verse, hay en este momento 30 estados que comienzan hoy su año fiscal sin tener tampoco un presupuesto, así que digo que nos dejemos llevar y veamos a California como que somos el único estado que no puede manejar el presupuesto".

Los legisladores de al menos media docena de otros estados se han esforzado por evitar el cierre de las operaciones gubernamentales y reducciones lesivas en los servicios.

En Illinois, donde se encuentra Chicago, que es la tercera urbe de Estados Unidos, las acciones tendentes a lograr un nuevo presupuesto fracasaron el martes y dejaron al estado sin un plan para pagarle a los empleados o suministrar servicios públicos. La sesión del congreso finalizó sin medidas y sin la intención de reanudar las negociaciones.

En Pensilvania, el gobernador Ed Rendell anunció el martes por la noche que no consideraba cercano un acuerdo con los legisladores. Los trabajadores públicos van a recibir la paga parcial correspondiente del 17 al 24 de julio pues los cheques serán retenidos hasta que el conflicto sea resuelto. Luego recibirán el pago retroactivo.

El último día de junio marcó el fin del año fiscal en muchos estados, y por tanto los legisladores trabajaron hasta altas horas del martes en busca de aprobar los presupuestos en un año en que la recesión ha tenido secuelas devastadoras en las finanzas de los gobiernos.

Arizona, Indiana, Ohio, Connecticut y Misisipí también estaban en una carrera contra reloj para aprobar sus presupuestos, y evitar consecuencias paralizantes.

El conflicto presupuestario de California amenaza con consecuencias nacionales debido a la enorme dimensión de la economía del estado. Aunque es sólo uno de los 50 estados, California alberga a uno de cada ocho estadounidenses.

El cierre gubernamental en California obligará a reducir los días de trabajo a 235,000 empleados, con lo cual su paga disminuirá en casi 14%.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes