Empresas acechan a Japan Airlines y quedarse con mercado

TOKIO (AFP). La quiebra de Japan Airlines (JAL), presentada este martes, obligará a la compañía nipona a renunciar a parte de su mercado para continuar en funcionamiento, una situación que saborean sus rivales extranjeros, ávidos de quedarse con sus rutas y sus horarios más lucrativos.

En los papeles, JAL vale hoy en día menos que uno solo de sus Boeing 747, aunque sus derechos de atterizaje y despegue del aeropuerto de Tokio constituyen un verdadero tesoro.

Las estadounidenses American Airlines y Delta Air Lines ya han desatado una feroz batalla para ofrecer su asistencia a JAL a cambio de colaboraciones en áreas como la de los vuelos de código compartido.

De acuerdo con informaciones de prensa, es Delta la que está ganando la pulseada, y ya invitó a JAL a sumarse a la alianza SkyTeam, que integran también a Air France y la holandesa KLM y no cuenta con ningún miembro japonés.

Delta ofrece a JAL mil millones de dólares, de los cuales 500 millones en forma de inyección de capitales.

Para intentar persuadir a JAL de quedarse en la alianza Oneworld, a la que ingresó en 2005 y que reagrupa además a British Airways y la australiana Qantas, American Airlines propuso de su lado 1,400 millones de dólares.

"Es una carrera desenfrenada hacia los mercados y los horarios que querrían adquirir para colocar vuelos de código compartido a cuenta de JAL", explicó Andrew Miller, ex responsable de Air New Zealand.

"Las alianzas piensan sacar algunas ventajas de una colaboración estrecha con JAL. La reestructuración llevará dos o tres años y durante ese tiempo podrán rapiñar un poco de carne del cadáver", agregó.

Lo que hay en juego es aún más importante desde que Japón y Estados Unidos firmaron en diciembre pasado un acuerdo de "Cielos abiertos" que facilitará los vuelos transpacíficas de código compartido entre las compañías de ambos países.

Si JAL se pasa a SkyTeam, es "altamente probable que sus vuelos a Estados Unidos sean reemplazados por los de Delta", señaló el experto Yasuhiro Matsumoto, de Shinsei Securities.

JAL, la primera compañía aérea del continente asiático, endeudada y afectada por grandes pérdidas, se declaró el martes en quiebra e inició un severo plan de rescate que incluirá la supresión de unos 15,600 empleos.

La ex compañía nacional, que cubre más de 40% de las líneas interiores de Japón y la cuarta parte de los enlaces internacionales que parten de Tokio, aseguró sin embargo que sus vuelos no sufrirán interrupción alguna.

Ni JAL, ni sus nuevos administradores judiciales o el gobierno japonés se refirieron el martes al proyecto de alianza con Delta o American Airlines.

Sin embargo, las dos compañías norteamericanas no son las únicas que acechan.

La aerolínea japonesa de bajo coste Skymark Airlines busca desde hace tiempo crecer en un mercado dominado de forma aplastante por JAL y su rival All Nippon Airways (ANA), y en cual los billetes de avión son mucho más caros que en Europa o Estados Unidos.

Entre los otros potenciales interesados puede estar la compañía malaya de bajo coste AirAsia, que no para de ganar terreno ante las aerolíneas históricas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes