FBI encuentra a Stanford, le notifica de acusación

WASHINGTON (AP). Las autoridades encontraron el jueves al financiero texano R. Allen Stanford en Virginia y le entregaron los documentos relacionados con los cargos civiles que se le imputan por un fraude que sumaría miles de millones de dólares y que ha afectado a numerosos inversionistas en América Latina.

El vocero del FBI, Richard Kolko, dijo que sus agentes le entregaron los documentos a Stanford, en Fredericksburg, Virginia, en nombre de la Comisión de Valores y Cambio (SEC).

Stanford no fue detenido ni se encuentra bajo custodia.

En los documentos, publicados el martes, la SEC acusa a Stanford y a tres de sus compañías de cometer un fraude por 8,000 millones de dólares, atrayendo a inversionistas con la promesa de increíbles ganancias a partir de certificados de depósitos y otras inversiones.

Hasta que las autoridades recibieron la ayuda del FBI, la SEC no tenía idea de dónde se encontraba Stanford.

Una fuente judicial dijo que el multimillonario recibió los documentos a la 1.45 de la tarde, mientras estaba sentado en un automóvil y las autoridades dijeron no creer que se estaba ocultando intencionalmente de las autoridades.

Hasta ahora no enfrenta acusaciones penales, aunque agentes federales continúan investigando el caso.

Conforme las disposiciones del caso, Stanford tuvo que entregar su pasaporte. La fuente pidió no ser identificada al no estar autorizada a dar detalles del caso.

Las consecuencias del caso se han dejado sentir en el sistema financiero mundial, principalmente en países latinoamericanos y caribeños.

El gobierno de Venezuela nacionalizó un banco controlado por Stanford luego de un retiro masivo de depósitos en la institución, en tanto que en otras filiales del Stanford International Bank se impidió que los clientes sacaran sus fondos.

El padre de Stanford, James Stanford, dijo el jueves a The Associated Press en Mexia, Texas, que espera que las acusaciones no sean verídicas.

"No sé nada al respecto", dijo el presidente emérito y director del Stanford Financial Group. "Me sorprendería mucho si tuvieran algo de verdad. Y quedaría decepcionado, con el corazón roto".

Sobre el consejo que le daría a su hijo de 58 años, Stanford padre, de 81 dijo solamente: "Haz lo correcto".

Stanford es una figura de gran presencia en el Caribe, donde ha empleado su fortuna personal, estimada en 2,200 millones de dólares por la revista Forbes, para financiar obras públicas y torneos de cricket.

También es un importante mecenas de los demócratas en Estados Unidos supuestamente aportándoles casi un millón de dólares.

Con su 1,93 metro (seis pies, cuatro pulgadas) de estatura, y sus 110 kilogramos (240 libras) de peso, casi cubrió completamente a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, al darle un abrazo durante la Convención Nacional Republicana del año pasado.

Tiene una residencia en las Islas Vírgenes de Estados Unidos y negocios desde Houston a Miami, y de Suiza a Antigua, donde es ciudadano y el gobierno lo nombró caballero en el 2006, en reconocimiento de su influencia económica y labores de caridad.

En un mensaje de correo electrónico a sus empleados, Stanford les dijo la semana pasada que su empresa cooperaba con las investigaciones sobre el caso y que "luchará hasta el último aliento para mantener nuestro buen nombre y continuar con el legado que hemos construido juntos".

Un juez federal designó a un encargado de identificar y proteger los bienes de Stanford en todo el mundo, entre ellos unos 8,000 millones de dólares propiedad del Stanford International Bank, con sede en Antigua y que tiene filiales en México, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

También fueron congelados los bienes de Stanford Capital Management, con sede en Houston, y de Stanford Group Co., con 29 oficinas en Estados Unidos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes