FMI: Dificultades moderadas en Latinoamérica para 2008-09

WASHINGTON (AP). Latinoamérica seguirá creciendo, como otras regiones emergentes del mundo, pero sin poder desligarse de la desaceleración de las economías avanzadas, por lo que se prevé "dificultades moderadas" para lo que resta del año y en el 2009, dijo el jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Proyectamos una desaceleración sostenida durante 2008 y 2009, debido principalmente a un crecimiento lento en las exportaciones, dada la debilidad del entorno internacional, y ajustes en política monetaria en toda la región", dijo Charles Collyns, subdirector del departamento de análisis del Fondo.

Collyns habló en la presentación de una versión actualizada de su Pronóstico de la Economía Mundial-Abril 2008, editada por la institución, que se vio forzada por los acontecimientos globales a adelantar sus planes de hacerlo recién en septiembre.

Pese la desaceleración global, Collyns dijo que el FMI hizo "un pequeño ajuste" a su pronóstico de crecimiento de la región al ponerlo en 4,5% para este año, comparado con el 4,4% proyectado en abril.

"El crecimiento en 2007 fue algo más fuerte de lo anticipado en países como Brasil", afirmó en una rueda de prensa en la sede del Fondo. "El ajuste refleja esos efectos".

Indicó que también el ajuste se debía a que la producción latinoamericana en el primer trimestre, si bien tuvo una desaceleración, el resultado final fue "todavía un poquito mejor de lo que habíamos puesto en números" en abril.

"En términos generales, América Latina claramente encara presiones inflacionarias", declaró. "En todos los países tenemos presiones al alza en la inflación".

El FMI no difundió las nuevas proyecciones inflacionarias de la región. En su informe de abril, calculó la inflación en 6,6% para este año y 6,1% para el próximo. Venezuela y Argentina tenían los índices más altos, mientras Brasil, México y Perú presentaban los más bajos.

Collyns dijo que América Latina estaba beneficiándose de "regímenes bien establecidos de metas de inflación", particularmente en los grandes países, que estaban sirviendo como amortiguación de las expectativas inflacionarias.

"Creemos que requerirán de un ajuste continuado, pero estamos alentados por la estrategia de anticipación que se ha adoptado en la región", agregó.

Indicó específicamente que Brasil debería "seguir manteniendo bajo control la inflación".

"Lo peor que podría ocurrir desde la perspectiva del crecimiento sería que la inflación se desbordara, en cuyo caso se tendría que entrar a severos ajustes de política monetaria y abortar el crecimiento, y prepararse para un aterrizaje turbulento, que sería social y económicamente muy perjudicial", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes