FMI: una nueva recesión traería 23 millones más de pobres

Washington ( EFE). El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó hoy en un estudio que 23 millones de personas más podrían quedar por debajo del umbral de la pobreza si la recesión se instala en los países avanzados y produce una desaceleración mundial de 1,3 y 1,6 puntos en el PIB mundial en 2011 y 2012.

Según los modelos desarrollados por los economistas del FMI, revelados hoy, cerca de " 23 millones de personas podrían pasar a vivir bajo el umbral de la pobreza, especialmente en la región asiática y el África Subsahariana".

El umbral de la pobreza está definido por el Banco Mundial (BM) como vivir con menos de 1,25 dólares por persona al día.

" Existen severos riesgos a la baja para las previsiones actuales, a los que son altamente vulnerables los países de bajos ingresos", agregó el informe.

" El margen fiscal de estos países es mucho más limitado y están en una situación más débil para enfrentarse a choques externos antes de la crisis", aseguró el reporte del FMI.

Por ello, el organismo internacional recomendó a las autoridades de estos países utilizar de manera " más activa" las políticas monetarias y de tipo de cambio, y un " mayor reajuste de las políticas macroeconómicas".

Esta desaceleración implicaría un crecimiento del 2,6 % y del 2,4 % a nivel mundial para 2011 y 2012, frente al 3,9 % y 4 %, respectivamente, pronosticado por el Fondo en septiembre.

Los países de bajos ingresos (LCI, por su sigla en inglés) se verían afectados principalmente a través de una " reducción de la demanda de sus exportaciones, descenso de los flujos de inversión y de las remesas, por debajo de la tendencia actual".

Asimismo, en otro modelo de estudio, el FMI analiza los escenarios posibles ante una nueva alza de los precios de los alimentos y de las materias primas en estas regiones.

Un incremento del 25 % en los precios de los alimentos y un 21% en el del petróleo en 2011 afectaría principalmente a la estabilidad de precios y sería mucho más asimétrico, lo que ampliaría la brecha entre ricos y pobres dentro de los propios países.

Según el FMI, de acuerdo con este escenario de repunte de precios, cerca de 31 millones de personas pasaría a vivir bajo el umbral de la pobreza.

Para hacer frente ante esta situación, el organismo dirigido por Christine Lagarde aconsejó un fortalecimiento de los amortiguadores fiscales a través de un ajuste, y el empleo de subvenciones dirigidas a los sectores más desfavorecidos.

El Fondo asegura, no obstante, que el escenario de ralentización global de la economía es más plausible que el de nuevo repunte de los precios de las materias primas.

El BM estima que existen unos 1,200 millones de personas en el mundo que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes