Fitch ratifica calidad creditia triple A a Francia

LONDRES (AP). La agencia calificadora Fitch ratificó el viernes la nota triple A a la calidad crediticia de Francia, pero advirtió que podría reducírsela a otras seis naciones que también utilizan al euro como moneda, es decir, a Italia, España, Irlanda, Bélgica, Eslovenia y Chipre.

La calificación de Francia se sustenta en la riqueza y la economía diversificada del país, cuyas finanzas han sido fortalecidas mediante diversas medidas que ha aprobado el gobierno conservador del presidente Nicolas Sarkozy, dijo Fitch Ratings.

Sin embargo, la calificadora pronosticó que la deuda francesa alcanzará en 2014 su pico de 92% del producto interno bruto. Como resultado, la agencia revisó sus perspectivas para Francia, de estables a negativas, sin que esto implique una posible quita a la calificación crediticia.

De cualquier manera, Fitch advirtió que podría reducir algunas de las calificaciones crediticias a otras grandes economías de la Eurozona, principalmente a Italia y España.

Al término de la cumbre de la semana pasada de la Unión Europea, la agencia calificadora dijo que "ha concluido que no está técnica ni políticamente al alcance una 'solución integral' a la crisis de la región".

Fitch tiene previsto completar para finales de enero la revisión de la calidad crediticia enfocada en las seis naciones mencionadas de la Eurozona.

Las autoridades francesas y los inversionistas han expresado temor a una reducción a la calidad crediticia de Francia, ante la posibilidad de que tenga repercusiones severas en las acciones europeas tendentes a contener la crisis por el abultamiento de las deudas soberanas.

Las notas triple A a las calidades crediticias de Francia y Alemania apuntalan la calificación del fondo de rescate financiero de la Eurozona.

De las 17 naciones de la región, tres han recibido rescates financieros: Grecia, Irlanda y Portugal.

Los inversionistas han expresado temor de que el encarecimiento veloz del crédito a Italia y España termine obligando a ambos países a recurrir a la asistencia financiera. Ambas economías son consideradas muy grandes frente a la disponibilidad de recursos del fondo de rescate financiero de Europa.

Horas antes, el gobierno italiano ganó fácilmente un voto de confianza en la cámara baja del parlamento para su paquete de austeridad, al tiempo que más huelgas de protesta sacudían el país.

El primer ministro italiano Mario Monti convocó a la votación en la Cámara de Diputados para acelerar la aprobación del paquete de 30.000 millones de euros (39.000 millones de dólares) en impuestos y reformas de pensiones que dice son vitales para salvar Italia, la tercera mayor economía en la eurozona, del desastre financiero. Unos 10.000 millones de euros de esos ahorros serían reinvertidos en el crecimiento económico.

El paquete fue aprobado por 495 votos a 88. Si hubiese sido rechazado, Monti y su gobierno de tecnócratas se habría visto forzado a renunciar, exactamente un mes después de que el economista y ex comisionado de la UE fuese juramentado en el puesto con la tarea de evitar que Italia se convirtiese en la siguiente víctima de la crisis de la deuda en el continente.

El senado deberá votar sobre las medidas en los próximos días, para completar la aprobación.

Mientras los legisladores votaban, una huelga nacional de un día en el transporte causó caos en el país. Muchas personas salieron mucho más temprano para el trabajo o la escuela para adelantarse al inicio del paro, pero algunos viajeros de trenes quedaron varados.

Por otra parte, el primer borrador de un nuevo tratado que impone reglas presupuestarias más estrictas a los países de la eurozona fue enviado a los gobiernos, informaron fuentes oficiales.

Las discusiones formales sobre el nuevo tratado, con la asistencia de delegados de los gobiernos nacionales, comenzarán el martes próximo y habrá una nueva ronda en la primera semana de enero, dijeron los informantes, que hablaron bajo la condición reglamentaria de anonimato.

Gran Bretaña, el único país europeo que se negó a apoyar el nuevo tratado, asistirá en carácter de observador.

Las nuevas normas entrarán en vigencia una vez que las ratifiquen nueve de los 17 países de la eurozona, en tanto los países participantes extrazona decidirán si se someten a ellas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes