Funes se reúne con representantes de BM, BID y FMI

SAN SALVADOR (AP). El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, afirmó ayer jueves que el 1 de junio asumirá el gobierno de un país con una economía en recesión y con la pobreza en aumento.

Funes y su equipo económico se reunió a puertas cerradas durante dos días con representantes del Banco Mundial (BM), Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en un evento llamado "Diálogo sobre Políticas Económicas y Sociales".Reveló que en la "encerrona" con la banca multilateral revisaron la situación fiscal del país y la situación de la pobreza, también revisaron indicadores en el área de la salud, educación y la violencia generada por el crimen común como el organizado.

Funes dijo que después de haber recibido la información de las tres entidades financieras internacionales, "podemos concluir que la situación del país se ha deteriorado en los últimos meses, (y) hoy puedo confírmales que vamos a recibir una economía en recesión".

Agregó que recibirá "unas finanzas públicas maltrechas debido a la existencia de un déficit fiscal mayor que el proyectado y una brecha fiscal sin financiar de alrededor de 500 millones de dólares".

Agregó que como resultado de la crisis económica, la pobreza en el país está aumentando y podría retroceder hasta niveles de hace ocho o diez años.

"Se estima que hay más de 50.000 nuevos pobres, de los cuales 26.000 pertenecen a las zonas urbanas, hay 12.000 nuevos pobres extremos, de los cuales 7.800 son urbanos", afirmó.

También dijo que un número significativo de "nuevos pobres" se ubican en municipios del este del país, lo cual atribuyó "fundamentalmente al impacto negativo que está teniendo la reducción de las remesas", las que a nivel nacional se han reducido en un 8% hasta el mes de marzo y se espera que a final del año sea hasta de un 10%.

Sostuvo que el aumento de la pobreza, sobre todo urbana, es el resultado del aumento del desempleo, especialmente el desempleo juvenil el cual se ubica alrededor del 15%, y manifestó que el desempleo total alcanzaría más o menos el 8%.

Funes dijo que pese a las severas limitaciones presupuestarias con las que se va a enfrentar, "vamos a aumentar hasta donde sea posible el gasto y la inversión social".

Laura Frigenti, del Banco Mundial señaló que "hay mucha coincidencia en la prioridad y en el enfoque que el presidente electo pone en la lucha contra la pobreza" y en las acciones que para proteger a los segmentos más débiles de la población.

Reveló que con Funes han discutido algunas alternativas sobre educación y salud, "que son sectores prioritarios y como su gobierno podría poner en marcha acciones que tienen un enfoque sobre lo más pobres en El Salvador".

Añadió que el presidente electo tiene un interés en fomentar el empleo y desarrollar programas para combatir la pobreza en el área rural.

Según Frigenti, "el flujo de recursos de parte de los organismos del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo, va a ser en línea con los flujos históricos que los dos organismos dedicaron para El Salvador".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes