El G20 procura evitar las guerras monetarias

GYEONGJU, Corea del Sur (AP). Las naciones más avanzadas entre las ricas y emergentes prometieron este sábado evitar las devaluaciones monetarias potencialmente debilitantes con el objeto de apaciguar las tensiones comerciales que pudieran amenazar la recuperación financiera mundial.

El Grupo de los 20 dijo también que fomentará políticas para reducir los desequilibrios comerciales y de cuentas corrientes que amenazan la recuperación económica, y accedió a dar a las naciones en desarrollo una mayor voz en el Fondo Monetario Internacional, como parte de lo que describió como un paquete ambicioso de propuestas para reformar la dirección del organismo multilateral.

El grupo, que representa un 85% de la economía mundial, dijo en una declaración que "avanzará hacia sistemas de tasas de cambio más determinados por el mercado" y "se abstendrá de devaluaciones monetarias competitivas".El acuerdo tiene lugar en medio de temores de que las naciones estén en el umbral de una guerra monetaria en la que se devalúen las monedas para obtener ventaja sobre los competidores con las exportaciones, lo que provoca un aumento del proteccionismo y daña la economía mundial.

"Nuestra cooperación es esencial", dijo la declaración. "Todos estamos comprometidos a desempeñar nuestro papel para lograr un crecimiento sostenible y equilibrado en colaboración y coordinación".El acuerdo, que no incluye compromisos numéricos específicos, pareció un progreso respecto de una reunión similar hace dos semanas en Washington cuando los funcionarios financieros no lograron resolver sus diferencias.

El secretario del tesoro estadounidense, Timothy Geithner, elogió los resultados y los calificó como parte de cambios necesarios en el modo en que opera la economía.

Geithner promovió en una carta a los miembros del G20 un compromiso para reducir las cuentas corrientes y los desequilibrios comerciales "por debajo de una proporción específica" del producto interno bruto "a lo largo de los próximos años".

Pero la declaración del G20 dijo que los desequilibrios grandes _como el enorme superávit comercial chino con el resto del mundo_ serían "evaluados según parámetros indicativos a convenir". La propuesta de Geithner provocó resistencia en países dependientes de las exportaciones como Japón.

El G20, que funciona desde 1999 e incluye tanto países ricos como países emergentes, asumió el papel de líder económico mundial después de la crisis financiera. El Grupo de las Siete naciones avanzadas fue criticado al ser considerado un foro demasiado reducido sin representación de las voces de China y de otros países de rápido crecimiento como la India.

Entre sus integrantes se cuentan Argentina, Brasil y México.

Desde la crisis, el G20 ha promovido grandes reformas al sistema económico y financiero mundial, como el intento de coordinar las políticas sobre tasas de interés para estimular el crecimiento e imponer una regulación más estricta de bancos y otras instituciones financieras considerados responsables de la crisis.

La reunión precede a una cumbre del G20 en Seúl el 11 y 12 de noviembre cuando los líderes considerarán los acuerdos convenidos por los funcionarios financieros, como también otras propuestas para fortalecer la economía mundial.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes