GM al borde de la bancarrota; Chrysler espera su suerte

DETROIT (AP). General Motors Corp. ha superado un par de obstáculos clave para _ casi con seguridad _ declararse el lunes en bancarrota y solicitar protección federal de sus acreedores.

A primeras horas de hoy sábado en Berlín, el ministro de Hacienda Peer Steinbrueck anunció que fue aprobado un plan para que la empresa canadiense de repuestos automovilísticos Magna International Inc. adquiera la filial europea de GM, Opel.

La noticia fue anunciada después que el sindicato United Auto Workers ratificara el viernes un plan de concesiones para reducir los costos laborales de GM.

El consejo de administración de GM se reunió el sábado por segundo día consecutivo a fin de decidir el curso a seguir por la empresa cuando expire el lunes el plazo fijado por el gobierno estadounidense.

GM no ha confirmado que se declarará en bancarrota al amparo de acreedores, aunque anunció una conferencia de prensa para el lunes en Nueva York.

Mientras tanto, Chrysler LLC seguramente tendrá que esperar hasta el lunes para saber si un juez de bancarrotas autorizará la venta de sus activos a un grupo encabezado por la firma italiana Fiat, para salir lo antes posible de la bancarrota al amparo de acreedores.

El juez federal Arthur Gonzalez seguramente aprobará la venta, aunque es probable que los abogados de tres fondos de pensiones de Indiana y otros, que se opusieron tajantemente al acuerdo, apelen la decisión y obliguen a Chrysler a postergar el pacto.

Chrysler sostiene que un retraso sustancial podría causar el retiro de Fiat, ya que la firma italiana estableció de plazo hasta el 15 de junio para cerrar la transacción.

Las firmas automovilísticas de Detroit se han visto sacudidas por una combinación de la recesión económica, el espectacular aumento en el precio de la gasolina el año pasado y la decisión de seguir produciendo vehículos de consumo elevado.

GM, con el respaldo del gobierno y casi 20,000 millones de dólares en créditos del contribuyente estadounidense _ por ahora _ ha logrado cambios más drásticos en los últimos días que en varias décadas. Igualmente, al parecer la empresa se desprenderá de su marca de ineficientes vehículos deportivos Hummer.

Las acciones de GM cayeron ayer viernes a su nivel más bajo en los 10 años de historia de la empresa, cerrando en apenas 75 centavos. De declararse en bancarrota, esas acciones carecerán de valor.

Los afiliados al sindicato United Auto Workers aprobaron por mayoría abrumadora la ratificación de concesiones por 1,300 millones de dólares anuales, lo que situará los costos laborales de GM en línea con los de sus competidores japoneses. El nuevo acuerdo sindical congela salarios, termina con las bonificaciones y elimina ciertas normas de trabajo no competitivas.

En Berlín, el gobierno alemán, GM y Magna International acordaron a primeras horas del sábado un plan mediante el cual la empresa canadiense de repuestos automovilísticos adquirirá Opel mediante un crédito puente de 1,500 millones de euros (2,100 millones de dólares) que le girará Alemania, al mismo tiempo que aporta 300 millones de euros para mantener en funcionamiento Opel a corto plazo, dijo el ministro de Hacienda Peer Steinbrueck a los periodistas.

El acuerdo establece que Opel quede bajo la supervisión de un interventor con el fin de protegerlo de la probable declaración de bancarrota que anunciará el lunes GM.

Conforme al acuerdo, Magna adquirirá una participación del 20% en Opel y el banco ruso Sberbank otra del 35%, dando a su consorcio mayoría en la empresa. GM retendrá 35% y el 10% restante irá a los empleados de Opel.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes