GM reabre la carrera para compra de Opel con tres ofertas

ETIQUETAS

FRANCFORT (AFP). El constructor automotor estadounidense General Motors anunció hoy lunes que la batalla por la compra de su filial alemana Opel seguía abierta, con dos nuevas ofertas que se suman a la del fabricante canadiense de recambios Magna y su socio ruso.

"GM confirma que ha recibido tres ofertas finales para una participación en Opel/Vauxhall", según un breve comunicado. Proceden de Magna, del constructor automovilístico chino BAIC y del holding financiero con sede en Bruselas RHJ International, precisó a la AFP una portavoz de GM Europa.

GM había fijado para hoy lunes el final del plazo de presentación de ofertas para Opel y su división británica Vauxhall.

A partir de ahora van a ser "analizadas y comparadas por GM", según el comunicado del constructor estadounidense. Además serán transmitidas a los gobiernos concernidos, entre ellos el alemán, a la Comisión Europea y a la sociedad fiduciaria que gestiona Opel, añadió GM.

A finales de mayo el expediente Opel, muy candente en Alemania por la proximidad de las elecciones legislativas del 27 de septiembre y los 25,000 empleos directos que están en juego, parecía que estaba cerrado.

Después de varias semanas de negociaciones, General Motors y Magna, apoyado por el banco estatal ruso Sberbank, habían anunciado la firma de una carta de intenciones sobre la adquisición de Opel, bajo los auspicios del gobierno alemán que aportaba una ayuda financiera cuantiosa.

En ese momento, la oferta de RHJI ya había sido descartada y la de BAIC había llegado fuera de plazo. Magna y el constructor automotor italiano Fiat se habían quedado como únicos candidatos.

Pero GM y Magna-Sberbank no lograron concluir sus negociaciones el 15 de julio, fecha prevista para alcanzar un acuerdo.

Y es que GM hizo cuanto pudo para evitar verse con Magna como única opción y trató de conseguir mejores condiciones favoreciendo diversas ofertas. También se encuentra en mejor posición que en mayo, ahora que logró salir del procedimiento de suspensión de pagos.

Por su lado, el canadiense Magna dijo haber modificado su oferta para reequilibrar su participación financiera respecto a la de su socio ruso: el fabricante de recambios y Sberbank se harían cada uno con un 27,5% del nuevo Opel, frente al 20% y el 35% respectivos previstos en la primera oferta.

El consorcio estaría dispuesto a invertir entre 500 y 700 millones de euros, pero pide a cambio 4,500 millones de euros de garantías públicas.

Por su lado, RHJ pide 700 millones de euros menos al Estado alemán, y quiere adquirir el 50,1% de Opel/Vauxhall por 275 millones de euros, según un documento citado por Dow Jones Newswires.

En cuanto al chino BAIC, éste propondría 660 millones de euros y pediría 2,600 millones de euros de garantías públicas.

Desde el punto de vista social, las ofertas son bastante similares: RHJ y Magna suprimirían unos 10,000 empleos, o sea la quinta parte de los efectivos europeos. Opel/Vauxhall tiene fábricas en Alemania, Bélgica, España y Gran Bretaña.

GM también tiene que contar con la opinión de los poderes públicos antes de tomar una decisión ya que todas las ofertas se apoyan en la concesión de ayudas. Además Opel está administrado a día de hoy por una sociedad fiduciaria, en cuyo consejo el gobierno alemán tiene dos representantes.

Berlín parece tener preferencia por Magna. La semana pasada, la canciller Angela Merkel estimó que este fabricante de recambios constituía "una oportunidad para Opel" aunque quedaban "muchas cosas por aclarar".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes