General Motors se acoge a protección de bancarrota

NUEVA YORK ( AP). General Motors, el caído icono del poderío industrial estadounidense, solicitó hoy lunes protección federal en un tribunal de quiebras en Nueva York, en el mayor proceso de bancarrota industrial en la historia de Estados Unidos, mientras el presidente Barack Obama afirmaba que la medida forma parte de un plan "viable" para que la empresa se recupere de nuevo.

La otrora fabricante automotriz más grande del mundo solicitó protección como parte de un plan del gobierno de Barack Obama para reducirla a un tamaño sostenible y darle al gobierno estadounidense una participación mayoritaria de propiedad.

Obama dijo el lunes que el paso de GM por un proceso de bancarrota mejorará su situación, calificándolo de " un plan viable". Destacó que el nuevo plan le permitirá a GM lograr un crecimiento por primera vez en tres años.

La compañía dijo que tiene 172,810 millones de dólares en deudas y 82,290 millones de dólares en activos.

El presidente habló al mediodía sobre el futuro de GM desde Washington. Defendió la intervención del gobierno en la industria automotriz, alegando que el colapso de GM y Chrysler hubiera tenido un efecto devastador para los trabajadores estadounidenses y para la economía.

El gobierno tendrá una participación del 60% en la empresa y un papel sin precedentes en su reorganización. Asimismo el gobierno canadiense asumirá un 12,5%, mientras que el Sindicato Automotriz recibirá un 17,5% de acciones y los dueños de bonos no asegurados recibirán el 10%. Los actuales accionistas de GM al parecer sufrirán pérdidas.

Obama dijo que su política ayudará tanto a General Motors Corp. como Chrysler LLC a que sobrevivan después de un proceso de reestructuración y de bancarrota.

Agregó que su gobierno no tiene otra opción más que intervenir, en una " posición nada halagüeña" al tener una participación financiera en las empresas.

Poco después habló el director ejecutivo de GM, Fritz Henderson en una conferencia de prensa desde Nueva York. Henderson aseguró que la nueva GM será una compañía adelgazada y más rápida que se enfocará más en sus clientes y sus productos.

Henderson aseguró que la empresa se construirá a partir de las partes más fuertes de su negocio, incluyendo sus mejores marcas y productos.La compañía planea enfocarse en cuatro marcas Chevrolet, Buick, Cadillac y GMC y librarse de otras cuatro: Pontiac, Saturno, Hummer y Saab.

Albert Koch, que colaboró con Kmart Corp. durante su proceso de reorganización bajo un tribunal de quiebras, ayudará al principal encargado de reestructurar GM.

Funcionarios del gobierno que pidieron no ser identificados dijeron que se prevé que el proceso bajo el tribunal de bancarrota dure de 60 a 90 días. De ser exitosa, GM será reflotada como una empresa más sostenible con menos trabajadores, un menor número de plantas y de centros de venta.

La compañía proyecta recortar 21,000 empleos, casi 34% de su fuerza laboral y eliminar a 2,600 distribuidores. GM planea cerrar 11 plantas, suspender actividades en tres más y nombrar al comprador de para su división Hummer.

General Motors que fue un importante puntal de la economía estadounidense por un siglo, continuará con sus cuatro marcas principales: Chevrolet, Cadillac, Buick y GMC.

GM reveló el lunes que cerrará permanentemente más de nueve plantas y dejará inactiva a otra tres.

Las plantas de ensamblaje de Pontiac, Michigan y Wilmington, Delaware, cerrarán este año, mientras que las plantas de Spring Hill, Tenesí y Orion, Michigan, suspenderán su producción pero se mantendrán inactivas. Una de las plantas inactivas será adaptada para fabricar un pequeño vehículo que GM planeaba producir originalmente en China.

Las acciones de GM llegaron a su precio más bajo en la historia de la compañía el viernes cotizándose a 75 centavos de dólar. Los títulos serán prácticamente inservibles al iniciar su proceso de quiebra. GM seguirá un proceso similar Chrysler LLC, que se declaró en bancarrota en abril y espera salir de su quiebra financiada por el gobierno en esta semana.

Los miles de millones en préstamos gubernamentales para GM provendrán del fondo de rescate de 700,000 millones para el sector financiero, que ha servido para estabilizar bancos y sostener a American International Group y Chrysler.

El domingo, un grupo importante de tenedores institucionales de bonos, que representan el 54% de los propietarios de esos papeles de GM, accedió a canjear sus bonos no asegurados por una participación del 10% en una compañía recién reestructurada, además de garantías para comprar una participación mayor posteriormente. No quisieron aceptar una oferta anterior, que les daba el 10% de la compañía pero sin las garantías.

Por su parte, Alemania accedió a prestar 2,000 millones de dólares a Opel _propiedad de GM en ese país_ como parte de su adquisición por un fabricante canadiense de repuestos automovilísticos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes