Gobierno irlandés nacionaliza un cuarto banco

LONDRES ( AP). El gobierno irlandés obtuvo el jueves la aprobación judicial para nacionalizar la entidad crediticia Allied Irish Banks, el cuarto banco intervenido por las autoridades debido a la crisis financiera ocasionada por la especulación en bienes raíces.

Por otra parte, el gobierno rumano sobrevivió el jueves a una moción de censura en el Parlamento durante una sesión interrumpida por el intento de suicidio de un hombre que se arrojó al hemiciclo desde una de las galerías, al parecer en protesta contra las medidas de austeridad. Empero, sólo sufrió heridas leves.

El gobierno, a través de la Oficina Nacional de Reserva de Pensiones, inyectó de inmediato 3,700 millones de euros (4,850 millones de dólares) en la entidad, por lo que recibirá el 49,9% de las acciones ordinarias del AIB. Tras la conversión de las acciones no negociables que posee ya el gobierno, los contribuyentes irlandeses serán los dueños del 92.8% del banco, dijo en una declaración el Departamento de Hacienda de Irlanda.

" Este capital es esencial para permitir al AIB realizar su cometido en respaldo de la economía irlandesa", dijo el ministro de Hacienda Brian Lenihan.

La corte ordenó además al AIB que deje de cotizar sus acciones en la bolsa irlandesa y la de Londres.

La inyección de capital es el último intento irlandés de encarar la enorme crisis bancaria y financiera - el gobierno controla ya el Anglo Irish Bank y las sociedades crediticias Irish Nationwide y EBS.

El gobierno irlandés piensa reducir los gastos públicos en 4,000 millones de euros (5,240 millones de dólares) e imponer nuevos impuestos por 2,000 millones de euros (2,620 millones de dólares) el próximo año, medidas que acordó como parte de un rescate que le permitirá recibir prestados hasta 67,500 millones de euros (90,000 millones de dólares) de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

En Bucarest, los legisladores se sobresaltaron cuando Adrian Sobaru _ identificado por la televisión pública rumana como uno de los empleados _ se arrojó desde unos 7 metros (23 pies de altura) al hemiciclo, golpeando varios sillones poco después de que el primer ministro Emil saludara a los legisladores.

Ninguna otra persona resultó herida, y la presidenta de la cámara Mircea Geoana suspendió brevemente la sesión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes