Gobierno venezolano accionista mayoritario de Globovisión

CARACAS ( AFP). El presidente de Venezuela Hugo Chávez aseguró este martes que su gobierno asumirá el 45,8% de las acciones de la televisora privada Globovisión, muy crítica con el Ejecutivo, ya que pasará a ostentar por diferentes vías los títulos que estaban en manos de dos directivos del canal.

Además, el mandatario amenazó con revocar la concesión de la televisora Vale TV, que fue entregada a la Iglesia venezolana antes de su llegada al poder y que debe, según Chávez, " regresar al pueblo".

En un acto público transmitido por televisión, Chávez explicó que Nelson Mezerhane, presidente del Banco Federal, intervenido en junio por el gobierno, posee, vía esta institución, "un 20% de las acciones de Globovisión" y, vía otra empresa, otro 5,8%.

" En los próximos días la junta interventora del Banco Federal está obligada a designar un representante en la junta directiva de Globovisión", indicó Chávez, barajando algunos nombres, entre ellos los conductores de dos de los programas más incisivos de la televisión estatal.

Además, agregó el mandatario, " hay otro 20% de las acciones de Globovisión que están en el aire" pertenecientes Luis Teófilo Núñez, uno de los fundadores del canal, que falleció en 2007, por lo que ahora " eso pasa al Estado".

Entonces, " 25,8% más 20% da 45,8%, compadre", celebró el mandatario entre risas y aplausos. El resto de las acciones de Globovisión están divididos en accionistas minoritarios.

" Nadie va a decir que lo estamos expropiando. No, nos estamos incorporando al negocio", añadió Chávez.

En estos días, Chávez tambien insinuó que su gobierno podría " recuperar" además las acciones de Guillermo Zuloaga, presidente Globovisión y otro de sus accionistas, sobre quien pesa una orden de arresto por un delito de " usura" y se encuentra actualmente fuera del país.

Globovisión tiene varios procesos abiertos y ha sido amenazado de cierre en varias ocasiones por el gobierno de Chávez, quien ha calificado al medio de comunicación de " terroristas mediáticos".

El gobierno venezolano asegura que estas acciones no tienen nada que ver con la línea editorial del canal y responden a razones estrictamente legales.

En su intervención del miércoles, el presidente venezolano también volvió a criticar a la Iglesia venezolana, especialmente al arzobispo de Caracas, el cardenal Jorge Urosa Savino, quien lamentó recientemente el rumbo que estaba tomando el gobierno venezolano, lo cual mereció que Chávez lo llamara " troglodita".

El ex jefe de Estado venezolano Rafael Caldera "violando un conjunto de procedimientos entregó a la jerarquía eclesiástica un canal de televisión", explicó Chávez.

" Yo ahora he dicho que revisemos eso y pongamos ese canal a la orden del pueblo, de las comunidades. Que sea del pueblo y no del cardenal", lanzó.

En 2007, el gobierno venezolano ya revocó la concesión de la televisora RCTV, una de las más populares del país, a cuyos directivos se acusó de golpistas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes