Gobiernos buscan desesperadamente contener el pánico

Londres (AFP). Varios gobiernos se apresuraron a adoptar nuevas medidas de emergencia, hoy jueves, en un esfuerzo desesperado por contener la crisis de confianza, logrando llevar la calma a algunos mercados pese a que el secretario del Tesoro estadounidense advirtió que más bancos pueden quebrar.

Islandia, que enfrenta una bancarrota nacional, nacionalizó el mayor banco del país, la Reserva Federal estadounidense inyectó otros 38.000 millones de dólares en el gigante de seguros AIG mientras los bancos centrales en Asia imitaron a Europa y Estados Unidos y recortaron sus principales tasas de interés.

Pero pese a que las medidas trajeron cierta calma a los mercados, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la economía mundial está ingresando en una fuerte etapa de ralentización.

El gobierno de Islandia nacionalizó Kaupthing, completando la participación estatal en los tres mayores bancos del país. Los bancos Landsbanki y Glitnir fueron nacionalizados la semana pasada.

Como el sector financiero domina la economía del país nórdico -y representa entre ocho a nueve veces el Producto Interno Bruto (PIB) de Islandia- la crisis amenaza toda la economía y el primer ministro Geir Haarde ha advertido que la recuperación llevará "años".

La Bolsa de Reikiavik suspendió sus cotizaciones hasta el 13 de octubre.

Islandia comenzará a negociar un préstamo de emergencia por 4.000 millones de euros (5.400 millones de dólares) con Rusia en las próximas semanas.

Irlanda anunció por su lado que extiende su garantía total sobre los depósitos bancarios a cinco bancos extranjeros con amplias actividades en el país.

A pesar de un impresionante paquete de rescate bancario por 700.000 millones de dólares que fue aprobado el viernes pasado, el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, advirtió que se espera que más bancos quiebren en Estados Unidos.

"Debemos reconocer una cosa, aún con las nuevas autoridades del Tesoro, algunas instituciones financieras fracasarán", dijo, y añadió que el caos financiero ha "impactado seriamente" a la economía.

La Fed anunció entre tanto que había autorizado una nueva inyección de 37.800 millones de dólares en el grupo de seguros American Insurance Group, que se ha tragado ya casi todos los 85.000 millones de dólares de crédito del mes pasado.

En América Latina, los bancos centrales de Brasil, México y Argentina debieron intervenir para frenar la caída de sus respectivas monedas, por primera vez en 10 años en el caso mexicano y en cinco años en el caso brasileño, sugiriendo una fuga de capital.

El presidente de México, Felipe Calderón, anunció también un programa basado en el desarrollo de obras de infraestructura por 53.000 millones de pesos (4.100 millones de dólares) destinado a enfrentar los efectos de la crisis.

En España, el ministro de Economía, Pedro Solbes, se confesó preocupado por el rápido incremento de la tasa de morosidad en el sistema financiero.

"Existen factores que hacen prever nuevos incrementos" de la morosidad en los bancos, no sólo por culpa de los particulares que no podrán pagar sus préstamos sino también a causa de las empresas, afirmó.

España anunció el martes un fondo de 30.000 millones de euros para comprar activos a los bancos y elevó las garantías sobre los depósitos bancarios a 100.000 euros.

El día después de que la Reserva Federal estadounidense, el Banco Central Europeo, otros bancos centrales occidentales y China, recortaran las tasas, le tocó el turno a otros países de Asia. Hong Kong recortó sus tipos en medio punto, y Taiwán y Corea del Sur también anunciaron recortes.

Las medidas anticrisis generaron un rebote inicial en el precio de las acciones mundiales, y la Bolsa de Tokio entró en territorio positivo por primera vez en una semana, aunque cerró con una leve caída de 0,5%.

La Bolsa de Hong Kong cerró con un alza de 3,31%, recuperando algunas de sus pérdidas anteriores.

Las primeras reacciones en los mercados europeos también era positiva. La Bolsa de Londres subía un 1,50%, la de París un 2,50% y Fráncfort un 0,60%. España perdía un 0,66%.

Justin Urquhart-Stewart, director de marketing en Seven Investment Management, dijo que el recorte de los tipos era "exactamente lo que necesitábamos, y refuerza el mensaje de que esta es una respuesta internacional coordinada a una situación muy peligrosa".

El Banco Central Europeo (BCE) dijo que inyectará 100.000 millones de dólares (74.000 millones de euros) en los mercados interbancarios en créditos a un día, elevando el monto diario en otros 30.000 millones de dólares.

La operación se ha convertido en un evento diario pero la suma incrementada, que tuvo lugar tras un aumento de 20.000 millones el miércoles, sugirió que las tensiones permanecen elevadas en los mercados de la Eurozona.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes