Grecia lanza gigantesca operación de canje de deuda

ATENAS ( AFP) Grecia lanza este viernes oficialmente una gigantesca operación de canje de deuda, que prevé una quita del 53,5% de las obligaciones griegas en manos de bancos privados y aseguradoras, en el marco de un plan de la Eurozona para salvarla de la quiebra.

Esta operación sin precedentes en la historia financiera, pretende reducir en un 53,5% la deuda en manos de bancos, compañías de seguros o fondos de inversión para aliviar el peso del conjunto de la deuda griega (privada y pública) que se eleva a 350.000 millones de euros.

Un día después de la adopción por el Parlamento de la ley que fija los términos de la operación, el consejo de ministros reunido el viernes bajo la dirección del primer ministro Lucas Papademos pidió al organismo de la deuda griega (PDMA) que abra oficialmente la operación de canje de títulos de deuda.

El PDMA anunciará "durante el día" el inicio de la operación, dijo a la AFP una fuente del ministerio de Finanzas.

Según los términos del acuerdo PSI, acrónimo de Private Sector Involvement, cuyas modalidades fueron fijadas por los ministros de Finanzas de la zona euro el martes en Bruselas, la operación debe contribuir a reducir la deuda griega del 160% del PIB actual al 120,5% para 2020.

Se trata de una reestructuración récord en la historia de las finanzas mundiales, que supera la suspensión de pagos de Argentina en 2002 de su deuda de 82.000 millones de dólares (73.000 millones de dólares de la época).

En el caso de Grecia, no se trata de una suspensión de pagos, sino de un montaje complicado, basado en el consentimiento de los acreedores.

Una vez que se lance la operación, el interrogante será el número de acreedores privados tenedores de títulos griegos dispuestos a aceptar la quita del 53,5% de los títulos en sus manos, aunque la pérdida final superará el 70% del valor inicial de los mismos.

Los candidatos voluntarios tendrán hasta el 9 de marzo para hacerlo saber y "la operación en sí debería llevarse a cabo para el 12 de marzo en el caso de los títulos de derecho griego y los días 5 y 6 de abril para los de derecho inglés y japonés", precisó en el Parlamento el ministro de Finanzas Evangelos Venizelos.

Durante la decena de días previos al anuncio del resultado final sobre el canje de títulos, "se asegurará la liquidez, si fuera necesario, gracias a la garantía de 35.000 millones de euros del FEEF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) previstos por el acuerdo de la zona euro", agregó Venizelos.

No obstante, advirtió que será un periodo difícil porque no se excluye que "los mercados especuladores traten de socavar" la operación.

Las agencias de calificación ya han advertido que el lanzamiento de la operación podría colocar al país automáticamente en la categoría de "default selectivo", lo que según Venizelos es una "evaluación y no una clasificación" de la nota soberana del país.

La ley sobre el PSI prevé la posibilidad de activar las cláusulas de acción colectiva (CAC) para obligar a los acreedores reticentes a participar en la operación de canje.

Estas cláusulas permitirán ampliar al conjunto de los tenedores de títulos una propuesta aceptada por un porcentaje predeterminado de acreedores.

La reestructuración de la deuda se complementará con un crédito de 130.000 millones de euros en tres años, que se suma a los 110.000 millones concedidos por la zona euro y el FMI en mayo de 2010.

Grecia tiene que buscar los medios para reembolsar 14.500 millones de euros para el 20 marzo con el fin de evitar declararse en bancarrota.

"Grecia realiza un esfuerzo titánico para concluir las decisiones sobre el PSI y las condiciones para la concesión del préstamo, el procedimiento legislativo es satisfactorio pero hay todavía aspectos pendientes", admitió Papademos en el consejo de ministros de su gobierno de coalición entre socialistas y la derecha este viernes.

El Parlamento también tiene que adoptar el martes y miércoles con carácter de urgencia dos proyectos de ley cruciales, exigidos por la troika (UE-BCE-FMI) para reducir salarios y pensiones y reformar el sistema sanitario, que prevé la fusión de hospitales y la reducción de gastos farmacéuticos.

Estas medidas, que cuentan con una fuerte oposición social, deben adoptarse antes de la reunión del jueves de los ministros de Finanzas de la Eurozona, previa a la cumbre europea que debe aprobar la ayuda a Grecia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes