Incertidumbre sobre gigante AIG tumba bolsas mundiales

NUEVA YORK (AFP). La suerte del gigante estadounidense de seguros AIG, que como el banco de inversiones Lehman Brothers podría declarar la bancarrota, estremeció el martes a la mayoría de las bolsas mundiales, aunque Wall Street se recuperó del huracán financiero de la víspera.

El American International Group (AIG), una de las mayores compañías de seguros del mundo, entró en caída libre el lunes y perdió un 60,8%, tras haberse hundido otro 31% el viernes.

AIG, en carrera contrarreloj para captar los 75,000 millones de dólares necesarios para escapar a la quiebra y no convertirse en la siguiente víctima de la crisis del crédito, limitó no obstante este martes sus daños y su acción cayó 21,22% a 3,75 dólares.

Las tres principales agencias de calificación financiera, Standard & Poor's, Moody's y Fitch, rebajaron la notación de AIG. El diario Wall Street Journal afirmó el martes que AIG se vería obligado a declarar la bancarrota si no obtiene suficientes fondos antes del miércoles.

La Bolsa de Nueva York se recuperó netamente este martes: el Dow Jones ganó 1,30% y el Nasdaq 1,28%.

Luego de una muy fuerte baja el lunes y de una sesión muy volátil, en un mercado focalizado en el futuro de AIG, "tuvimos una recuperación técnica", explicó Art Hogan, de Jefferies.

"Se cree en el mercado que la Fed (Reserva Federal estadounidense, ndlr) podría intervenir en favor de AIG, que súbitamente limitó sus pérdidas", agregó.

Las bolsas de Europa occidental limitaron sus pérdidas. La mayor caída fue registrada por la plaza de Londres, que bajó un 3,43%, sobre todo debido al fuerte retroceso del título del banco HBOS. Los bancos centrales, entre tanto, intentaban calmar los ánimos inyectando enormes sumas de dinero en el mercado.

Así, la Fed anunció el martes la inyección de 50,000 millones de dólares y finalmente decidió mantener su tasa básica en 2%, subrayando que la tensión en los mercados financieros "aumentó fuertemente".

Se frustraron así las expectativas de operadores que apostaban a una reducción de un cuarto de punto en la tasa.

El Banco Central Europeo (BCE), por su parte, inyectó 70.000 millones de euros en el mercado monetario de la Eurozona, una cantidad que representa más del doble de la suma inyectada la víspera.

El Banco de Inglaterra anunció a su vez que otorgaba 20,000 millones de libras (25,000 millones de euros, 35,600 millones de dólares), y el Banco de Japón (BoJ) 2,5 billones de yenes (16,700 millones de euros).

En Londres, el índice Footsie-100 de la bolsa pasó por debajo de los 5,000 puntos, su menor nivel desde junio de 2005, antes de cerrar ligeramente por encima de este umbral.

Tras haber caído un 18% el lunes, la acción del grupo bancario Halifax-Bank of Scotland se hundió más de 37% el martes durante la sesión, o sea un repliegue de 51% desde el inicio de la semana y de 63% en los últimos 12 meses.

Francfort limitó su retroceso a 1,63% y París a 1,96%, ya que los inversores fueron tranquilizados en parte por las intervenciones masivas de los bancos centrales occidentales para aportar liquidez a los mercados financieros.

El índice europeo Eurostoxx 50 perdió un 1,99%. En las otras plazas europeas, Madrid progresó un magro 0,11%, Zurich perdió un 2,97%, Milán retrocedió un 2,85%, Amsterdam un 3,59% y Estocolmo un 1,66%.

El lunes, el índice Dow Jones de Wall Street se desplomó un 4,4% y registró su mayor pérdida en puntos desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

La Bolsa de Tokio, segunda plaza financiera mundial, terminó la sesión con una caída del 4,95%, situándose en su nivel más bajo en más de tres años.

La Bolsa de Seúl se derrumbó un 6,1% al cierre, y la de Hong Kong en 5,44%.

En China, el índice Shanghai Composite terminó la sesión con un retroceso del 4,47%, debido a que la preocupación por Lehman Brothers eclipsó un recorte de tasas anunciado por Pekín.

Las plazas de Tokio, Hong Kong y Seúl estuvieron cerradas el lunes por ser día feriado en esos países.

En todas las plazas, los valores bancarios fueron los más afectados.

En Tokio, las acciones de grandes bancos japoneses como Mizuho Financial Group, Mitsubishi UFJ Financial Group, Sumitomo Mitsui Financial Group, Aozora Bank o Resona Holdings, algunos de los cuales son importantes acreedores de Lehman Brothers, sufrieron caídas de 10% o más.

La preocupación siguió en el ambiente: "Existen crecientes presiones sobre las instituciones y sobre muchos inversores mientras las piezas del dominó comienzan a caer", dijo Patrick Bennett, analista del banco francés Societe Generale.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes