Industria automovilística recupera terreno en Toledo, Ohio

TOLEDO, Ohio, EEUU ( AP). Esta ciudad de Ohio continúa fabricando Jeeps desde la Segunda Guerra Mundial y su salud económica ha dependido siempre de cómo les vaya a los fabricantes de vehículos en Detroit.

No obstante, Toledo se encuentra hoy día en una posición envidiable dentro de la industria automovilística.

Chrysler y General Motors anunciaron hace meses inversiones por más de 800 millones de dólares para la renovación de sus equipos y maquinaria así como para una ampliación de sus fábricas en la ciudad.

Estos capitales crearán 1.400 puestos de trabajo y mantendrán en su lugar miles más en las tres fábricas de las principales empresas automovilísticas, pero también en las plantas más pequeñas que abastecen de partes a las primeras.

La reactivación de la industria automovilística ha suscitado gran entusiasmo en la cuarta ciudad más grande de Ohio, donde se han reducido los empleos fabriles bien pagados.

La ciudad, que se ubica a sólo una hora al sur de Detroit, ha suministrado durante generaciones bujías, transmisiones y cristales a los fabricantes de vehículos.

Sin embargo, ha perdido un tercio de sus empleos manufactureros en la última década y el desempleo anda alrededor de 10%, por encima del promedio estatal.

El alcalde de Toledo, Mike Bell, describió como " el equivalente a una transfusión de sangre para nuestra ciudad" el anuncio que hizo hace poco Chrysler Group LLC de crear 1.100 puestos de trabajo y convertir la planta de montaje de la empresa en parte crucial para el futuro de la compañía.

Vale decir que habría sido difícil la perspectiva sin el consenso de los principales protagonistas.

" No es algo que se haya dado de la noche a la mañana", dijo Ken Lortz, quien está a cargo del sindicato United Auto Workers.

" Fue la parte laboral, la parte administrativa y la parte gubernamental, todos sentados diciendo lo que era necesario hacer. Mediante este proceder conseguimos grandes inversiones para todo Ohio, y en particular para el noroeste de Ohio".

La legisladora demócrata Marcy Kaptur hizo un reconocimiento a los sindicalistas porque sacrificaron sueldos y prestaciones, y aceptaron pagas menores a cambio de nuevos puestos de trabajo a fin de garantizar que las fábricas automovilísticas no emigraran de la ciudad.

Kaptur, oriunda de Toledo y representante por Ohio, goza de una alta popularidad entre los trabajadores de la industria automovilística.

" Sacrificio y colaboración", expresó la legisladora. " El sacrificio de parte de todos los trabajadores. La colaboración entre la compañía, el sindicato, la ciudad, el estado y el gobierno federal. Todos trabajaron en conjunto para lograr lo que ninguna de las partes habría conseguido de manera individual", apuntó.

El obrero de Chrysler, Richardd Gartee, quien trabaja en la fabricación de jeeps desde hace 28 años, dijo que todas las partes reconocieron lo que está en juego.

" Se trata de un vuelco muy importante", expresó Gartee, de 56 años. " Todavía tenemos un buen salario, pero estemos conscientes de que cedimos bastante".

La planta de montaje de Chrysler, que fue inaugurada en 2001, ahora tiene 1.800 trabajadores y fabrica los vehículos Jeep Liberty y Wrangler, además del Dodge Nitro que será discontinuado en fecha próxima.

La planta comenzará en 2013 la producción de un nuevo Jeep utilitario deportivo que reemplazará al Liberty. Sin embargo, hay expectativas de que este no sea el único modelo nuevo que se fabricará en Toledo.

El director general de Chrysler, Sergio Marchionne, dijo la semana pasada que habrá un nuevo vehículo que reemplazará al Nitro y dejó entrever que otros modelos podrían ser construidos en la misma línea de montaje.

También señaló que es posible incrementar la producción del Wrangler si aumenta la comercialización del vehículo en el extranjero.

" Esta planta ha estado en el corazón de lo que hemos hecho", manifestó. Agregó que la ampliación más reciente "refuerza la relación especial entre Chrysler y la ciudad de Toledo".

Chrysler dijo en agosto que invertiría 72 millones de dólares que permitirán la conservación de 640 empleos en la planta que fabrica los convertidores de par y las columnas de dirección, en un suburbio de Toledo.

Este anuncio de Chrysler siguió al que hizo en mayo General Motors Corp. de que contrataría al menos 250 obreros en una fábrica de transmisiones en la que laboraban 1.700 personas.

El obrero de Chrysler James Young, de 39 años, expresó confianza en que se desencadenen más inversiones en toda la ciudad.

" Esperamos que la bonanza (económica) sea para todos, no nada más par nosotros", apuntó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes