Industria cubana se suma a plan energético

LA HABANA (AP). Pasillos a oscuras, turnos reestructurados y aires acondicionados apagados son algunas medidas tomadas por la industria del hierro y el acero en Cuba para contribuir a una campaña de ahorro energético, pero con el reto de no parar la producción.

"No queremos sacrificar la producción, por eso están todos los equipos de oficina apagados", comentó a la AP Guillermo Almeida, subdirector de la Empresa de Equipos Médicos de La Habana, un taller de unos 300 empleados que se resignan a pasar calor mientras fabrican mobiliarios y se esmaltan puertas de armarios para hospitales.

Dijo que su horno de pintura es un ejemplo de lo que la industria está haciendo: antes se prendía de seis de la mañana a seis de la tarde, ahora se espera tener un considerable volumen de demanda para mantenerlo sin parar durante dos días.

Hace una semana las autoridades lanzaron un programa para detener el alarmante incremento del consumo de energía, que alcanzó el 3% en el primer cuatrimestre del año, un lujo que la isla no se puede dar, reconoció el gobierno.

Para la población el alerta tiene un mensaje difícil de digerir: se aprestan los apagones en medio del verano y de los calores tropicales.

La sideromecánica cuenta con 187 empresas "56 de ellas consumen el 90% del total" de lo que absorbe esta industria, comentó a periodistas la viceministra del ramo Adriana Barceló.

Pinturas, fundiciones de acero, mobiliarios de oficina, hospitales y escuelas, son algunas de las producciones del sector que aporta unos 2,000 millones de dólares a la economía isleña y con la cual se sustituyen importaciones en unos 140 rubros por 70 millones de dólares anuales.

"La esencia no está en no consumir, sino hacerlo... según las necesidades productivas", comentó Barceló. Mencionó algunas medidas ahorrativas como acomodar las cargas para trabajar en horarios que no sean picos (entre las 18.00 y 21.00) e identificar los "puestos claves" como el horno de la Empresa de Equipos Médicos y racionalizar su operación.

Barceló señaló que el monitoreo es diario y que la industria debe lidiar con equipos antiguos poco eficientes o con repuestos "inventados", pese a los 100 millones de inversiones en el sector desde 2007,

Según la Oficina Nacional de Estadística, se produjeron en Cuba 17,661 gigawatt en 2008 de los cuales el sector estatal consumió 7,828 y el residencial 6,053.

Un dato alarmante: 2,786 gigawatt, el 15%, se perdió el año pasado en la transmisión y distribución.

Las autoridades arrancaron con el programa el 1 de junio mediante una resolución aplicable al sector estatal en la cual se ordenaron una serie de acciones que van desde la disminución de la iluminación callejera hasta las organización de "vacaciones masivas" para el verano.

La Unión Eléctrica emitirá los viernes un reporte para que cada provincia analice en los "Consejos Energéticos" los excesos de consumo. Si se producen los apagones programados no deberán ser en los horarios de preparación de alimentos o durante las calurosas noches tropicales.

La semana pasada se informó que al menos a un centenar de empresas ya se les cortó la luz o se las sancionó por no hacer caso de la resolución sobre el ahorro.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes