Inesperada reducción en peticiones de ayuda por desempleo

WASHINGTON (AP). El número de las nuevas solicitudes de ayuda por desempleo y de las personas que la recibieron en Estados Unidos disminuyeron inesperadamente la semana pasada, aunque es improbable que desciendan de sus elevados niveles en los próximos meses.

El relativo alivio en el desempleo se esfumó por los informes sobre un profundo desplome de la productividad en el cuarto trimestre y nuevas caídas en las ventas al menudeo en febrero.

Son pocos los economistas que esperan una pronta recuperación del castigado mercado laboral mientras las empresas sigan despidiendo a miles de trabajadores cada semana.

No obstante, la cantidad de las peticiones iniciales de ayuda por desempleo bajaron a 639,000 respecto a las 670,000 de la semana previa, informó hoy jueves el Departamento de Trabajo. Los analistas aguardaban un reducción menor, a 650,000 solicitudes.

Las 670,000 representaron un nuevo punto máximo en la recesión actual y el número más alto desde octubre de 1982, cuando la economía salía de una contracción severa, aunque la fuerza laboral ha crecido 50% desde entonces.

El número de las personas que solicitaron ayuda por más de una semana descendió levemente a 5,1 millones frente los 5,12 millones anteriores, después de alcanzar máximos históricos durante cinco semanas consecutivas. Los analistas esperaban que 5,15 millones siguieran pidiendo la asistencia.

Pero una cifra adicional de 1,4 millones de personas han recibido la ayuda mediante la ampliación de un programa de compensación por desempleo que el Congreso aprobó el año pasado. Esa cantidad correspondía al 14 de febrero, el último dato disponible, y aumenta a casi 6,5 millones las peticiones de asistencia por desempleo.

El Departamento de Trabajo informó también que la aguda recesión provocó que la productividad laboral cayera más de lo esperado en el cuarto trimestre al tiempo que las presiones salariales tuvieran su ritmo más acelerado en dos años.

La productividad _el monto de producción por hora de trabajo_ bajó a una tasa anual de 0,4% en el período octubre-diciembre. En el mismo lapso, los costos laborales unitarios _la diferencia entre el salario nominal y la productividad laboral_ subieron 5,7%.

La combinación de una productividad baja y un aumento en las presiones salariales causaría en condiciones normales una alarma de inflación, pero el riesgo de un aumento en los precios es considerado remoto por la gravedad de la recesión.

Este aspecto fue confirmado por las reducciones reportadas en la venta al menudeo en febrero, ante la ausencia de compradores, una caída en los inventarios y los despidos masivos.

En los resultados anunciados el jueves, las tiendas de ropa ubicadas en centros comerciales, como Wet Seal Inc. y Stage Stores Inc., siguieron sufriendo menores ventas, aunque no tan pronunciadas como esperaba Wall Street.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes