Intervienen financieras ilegales parecidas a colombianas

QUITO (AP). La policía allanó seis oficinas en cuatro ciudades del país donde funcionaban financieras ilegales que captaban dinero del público ofreciendo a cambio exorbitantes rendimientos, similares a las que operaban en Colombia y desencadenaron escandalosas estafas.

La vocera de la institución, coronel Gabriela Gómez, declaró a la AP que en el operativo "hallamos cientos de miles de dólares y logramos capturar a 20 personas, seis como presuntos responsables y otros 14 que laboraban en esas oficinas".

La acción policial se desarrolló en Quito, Guayaquil, Cuenca y Lago Agrio, indicó la fuente.

Los efectivos policiales aún estaban contando el dinero confiscado por lo que aún no tenía disponible el monto al que asciende, dijo Gómez.

La vocera explicó que el dinero fue retenido para proteger "los intereses de los ecuatorianos".

Añadió que no se descarta que tales empresas tengan relación con las compañías colombianas, como DMG, aunque aún no podía confirmarlo porque las investigaciones están en curso.

La Superintendente de Bancos, Gloria Sabando, aseguró a la red de televisión Ecuavisa que "estamos trabajando con la unidad de inteligencia financiera y con la Fiscalía de la nación (en el caso) y a la gente (le digo) que no confíe en aquellas instituciones que están captando sin la autorización del organismo de control".

Las empresas ofrecían intereses entre 100 y 150% a inversionistas ecuatorianos, cuando en el sistema financiero convencional el interés está alrededor del 4 o 5%.

En Guayaquil, una oficina con identificación de DMG, fue allanada por la policía y la Fiscalía.

"Aquí se pusieron a buen recaudo los que estaban encargados con esta agencia que está vinculada con la DMG de Colombia y también de Quito", explicó a la televisión el fiscal Antonio Gagliardo.

Agregó que "un guardián del sector nos dijo que hace pocos días había salido de aquí gente con sacos, presumimos que se llevaron el dinero cuando vieron lo que pasó en Colombia".

A una de las sedes de las empresas intervenidas llegó un hombre que dijo haber invertido 5.000 dólares. Cuando supo de la acción de las autoridades fue "a ver si podía recuperar algo de la plata que invertimos", expresó el afectado Sebastián Ortiz.

Del lugar habían sido retirados computadores y otros elementos con detalles del negocio, pero quedaron evidencias como tarjetas electrónicas, una caja fuerte, documentación impresa de esa empresa.

En Colombia miles de personas fueron estafadas por compañías que recaudaron dinero lo que desencadenó violentas protestas en varias ciudades de ese país ante lo que debió intervenir el gobierno.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes