Irma reaviva las preocupaciones sobre economía en Florida

La economía de Florida ha florecido desde hace tiempo gracias a una importación: la gente.

Hasta que el huracán Irma golpeó este mes, el estado sumaba casi 1.000 residentes al día, con un total de 333.471 en el año pasado, cantidad similar al total de población que tienen ciudades como St. Louis o Pittsburgh. Cada buscador de empleo, jubilado o recién nacido, junto con miles de millones gastados por los turistas, ayudaron a impulsar el crecimiento y las ganancias económicas de Florida.

Sin embargo, tras las destructivas inundaciones a causa del huracán Irma, se reavivaron los temores sobre cómo manejar el auge poblacional a medida que los riesgos del cambio climático se intensifican. El aumento en el nivel del mar y la expansión de las inundaciones han multiplicado las vulnerabilidades de las legiones de personas que continúan mudándose a Florida, así como la economía del estado que han sostenido.

Florida enfrenta una urgente necesidad de adaptarse a los cambios climáticos, dijo Jesse Keenan, profesor de la Universidad de Harvard, quien investiga los efectos del incremento en el nivel del mar en las ciudades.

“Mucho va a cambiar en los próximos 30 años, esto es sólo el principio”, señaló Keenan.

Keenan indicó que las personas probablemente necesiten adentrarse en el estado y vivir ahí, y que las empresas quizás deban de trasladarse a terrenos más altos, lo que conllevaría a una competencia entre las oficinas y la vivienda de subir los precios de la tierra.

El profesor indicó que sería más difícil conseguir seguros para casas que estén ubicadas a lo largo de canales. El tránsito podría empeorar en algunas partes del estado conforme más caminos sigan inundándose. Las inmobiliarias podrían alejarse de los extensos tramos suburbanos hacia los bolsillos urbanos más densos que están mejor equipados para manejar inundaciones.

“Irma no cambia el hecho de que no hay un impuesto sobre la renta en el estado”, dijo Sean Snaith, director del Instituto de Competencia Económica de la Universidad de Florida Central. “En pocos meses, cuando la depresión Alberta Clipper (que se forma en el oeste de Canadá y se desplaza hacia el sureste hasta Estados Unidos) comience a azotar con climas fríos a varios estados del país y en Florida estén a 26 grados Celsius (80 Fahrenheit) los destrozos de Irma quedarán en el pasado”, agregó.

Irma golpeó a un estado densamente poblado y que está marcado por extremos de riqueza y pobreza. En el archipiélago de Los Cayos, donde vive la gente con menores ingresos, los parques para casas rodantes quedaron destruidos.

La empresa Citigroup estimó que los daños están valuados en 50.000 millones de dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes