Jan Koum, exiliado ucraniano convertido en multimillonario gracias a WhatsApp

A los 16 años dejó un hogar pobre en Ucrania para buscar un futuro mejor en Estados Unidos, especializándose en informática y dos décadas después, tras la venta de la aplicación móvil WhatsApp que creó con un amigo, este empresario "friki" se convirtió en un multimillonario.

El cuento de hadas del empresario de 38 años comenzó cerca de Kiev, donde nació en el seno de una familia judía muy pobre. Para evadir las tácticas represivas antisemitas de la policía ucraniana, él y su madre emigraron a California cuando tenía 16 años, sin que su padre pudiera acompañarlos.

Los primeros tiempos fueron difíciles y no se corresponden en manera alguna con la típica imagen del "sueño americano": Jan Koum, por entonces un niño revoltoso, iba a la escuela con cuadernos y bolígrafos de la era soviética, llevados por su madre en un intento de ahorrar dinero.

Mientras ella acumulaba pequeños trabajos de niñera, él ganaba algunos centavos haciendo tareas domésticas en una tienda local de comestibles. Ambos hacían fila para recibir bonos alimentarios con los que satisfacer sus necesidades más básicas.

Según la revista Forbes, cuando su madre enfermó de cáncer, la familia se benefició de una indemnización para personas incapacitadas de trabajar.

Jan Koum aprendió informática y se formó en las redes comprando manuales en una tienda de libros usados. Comenzó a estudiar en una universidad en Silicon Valley y trabajaba para una compañía de seguridad informática cuando conoció en 1997 a Brian Acton, con quien más tarde fundaría WhatsApp. En ese entonces, Acton trabajaba para Yahoo!.

Los dos hombres se volvieron buenos amigos y cuando la madre de Koum murió en el 2000, Acton tomó bajo su protección al joven ucraniano que finalmente decidió unirse a él en Yahoo! en vez de proseguir sus estudios terciarios.

Según los rumores, Acton perdió una fortuna cuando estalló la burbuja de internet a comienzos de la década del 2000. De cualquier manera, él y Koum continuaron trabajando en Yahoo! hasta 2007.

Luego, ambos amigos hicieron una pausa en su carrera y exploraron América del Sur.

Al retorno de su viaje, intentaron ser contratados por Facebook, pero no lo lograron. Acton tampoco pudo unirse a Twitter.

Los ahorros de los que estaba viviendo Koum comenzaban a achicarse seriamente cuando Apple abrió su tienda de aplicaciones online: el joven treintañero percibió entonces todas las posibilidades que ofrecía esta "App Store".

Koum pidió prestado dinero a la comunidad de inmigrantes rusos de la región, para desarrollar su idea de un sistema de mensajería para los teléfonos inteligentes sincronizado con la lista de contactos de los usuarios. Reclutó a su amigo Acton, que también estaba sin empleo, y en 2009 ambos fundaron WhatsApp.

¿Su credo?: "no publicidades, no juegos, no artilugios".

Además, la firme voluntad de no recabar información de los usuarios para obtener ingresos por publicidad con ella, fue una decisión de Koum, que se horrorizó en su juventud de las maniobras de vigilancia de la policía secreta en los países comunistas, según Jim Goetz, compañero de negocios.

Dado lo que vio en su juventud, "Jan aprecia las comunicaciones que no son espiadas o registradas", dijo Goetz.

Jan Koum y Brian Acton se describen con humor como "dos tipos que pasaron 20 años haciendo trucos de frikis en Yahoo!".

Estos dos individuos vendieron el miércoles a Facebook por 19.000 millones de dólares su plataforma que permite enviar a los contactos de los teléfonos inteligentes mensajes de texto y voz, fotografías y videos.

El fundador de la primera red social del mundo, Mark Zuckerber, ha descrito a Koum como un colaborador valioso. Al comprar la empresa por un precio que algunos juzgan como poco razonable, el joven estadounidense convirtió de hecho a Koum y Acton en dos multimillonarios.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes