Japón invierte más fondos a los mercados monetarios

TOKIO ( AP). El banco central japonés aportó el jueves más fondos a los inquietos mercados monetarios mientras los cajeros automáticos de un banco importante quedaron paralizados por un apagón nacional de dos horas y media y el yen subió a un nivel récord.

El Banco de Japón inyectó la suma adicional de 6 billones de yenes (76,700 millones de dólares) en préstamos interbancarios de un día para otro después que el dólar alcanzó 76,25 yenes, un nivel récord pocos días después de un devastador terremoto que mató a miles de personas y desencadenó una crisis nuclear. Los bancos pueden acceder inmediatamente a esos fondos.

El ministro de finanzas alemán dijo que los ministros de finanzas del Grupo de las Siete Naciones más industrializadas llevarán a cabo una conferencia telefónica sobre la situación en Japón el mismo jueves, aunque no dio detalles.

El Mizuho Bank, el tercer mayor prestamista de Japón, dijo que 5,600 cajeros automáticos volvieron a funcionar en línea para el mediodía después de quedar paralizados por el apagón alrededor de las 9 de la mañana.

Tokio padeció más apagones el jueves y encara la amenaza de meses de escasez de energía debido al daño causado por el terremoto a las plantas nucleares y convencionales.

La planta que abastece a la capital se ha visto obligada a reducir el suministro en un 25%. La energía eléctrica a partes de la región, que produce el 40% de la producción económica nipona, es interrumpida por tres horas diarias.

En todo el país la gente formaba fila para comprar combustible y vaciaba los supermercados de alimentos y otros productos. Cientos de miles de personas en el devastado nordeste seguían albergadas en refugios temporales.

El alza sin precedente en la cotización del yen se debe en parte a suposiciones de que grandes inversionistas japoneses como las compañías de seguros repatriarán fondos del exterior para cubrir el costo de los daños en el nordeste de Japón, dijo Masafumi Yamamoto, estratega de divisas extranjeras en Barclays Capital en Tokio.

La repatriación no se ha producido todavía, de modo que la volatilidad es " altamente especulativa", explicó. El mercado apuesta ahora a que el ministerio de finanzas y el Banco de Japón intervendrán para comprar dólares y debilitar el yen, posiblemente en coordinación con otras naciones del G-7. Un yen firme perjudica a los exportadores japoneses, profundizando potencialmente el golpe que significa para el mundo el desastre de la tercera economía mundial.

Analistas de Goldman Sachs calcularon que las pérdidas japonesas podrían alcanzar los 200,000 millones de dólares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes