Japón: 81,000 millones de dólares en estímulo económico

TOKIO ( AP). El gobierno de Japón anunció el martes un nuevo plan de gastos extraordinarios por 81,000 millones de dólares para evitar que la segunda economía más grande del mundo vuelva a caer en recesión.

A pesar de una reducción en los ingresos fiscales, el primer ministro japonés Yukio Hatoyama y su gabinete acordaron invertir 7,2 billones de yenes (80,600 millones de dólares) en nuevos gastos luego de días de negociaciones con sus socios de la coalición.

El anuncio era esperado el viernes, pero tuvo que ser aplazado debido a la discusión que se estableció ante la cuantía del plan económico.

El enorme plan subraya la necesidad que tienen las mayores economías de fortalecer sus economías, demasiado frágiles para intentar avanzar sin ayuda gubernamental a pesar de que se está gestando ya una recuperación de la recesión mundial.

En Asia, donde las economías están basadas en sus exportaciones, se espera que la demanda de sus productos por parte de Europa y Estados Unidos mejore notablemente y no con la tibieza que han mostrado hasta ahora.

Por ello, se ha buscado reducir la dependencia del comercio mediante el impulso al consumo interno aunque serán necesarios varios años antes de que los planes comiencen a dar frutos.

Japón encara además la caída de los precios, al mismo tiempo que marcas como Toyota Motor Corp. y Sony Corp. pierden sumas ingentes de dinero y el repunte del yen ha complicado sus quebraderos de cabeza.

China, que se ha recuperado con brío, prometio el lunes mantener su enorme plan de gastos extraordinarios.

Mientras tanto, en Estados Unidos el presidente Barack Obama quiere utilizar unos 200,000 millones de dólares que han sobrado del plan para rescatar a la banca a fin de financiar la creación de empleos, lo que se sumaría a los 787,000 millones de dólares aprobados a principios de año.

El nuevo plan de gastos extraordinarios es el primero de Hatoyama desde que su Partido Democrático llegó al poder a mediados de año con la promesa de ayudar a los obreros y las familias humildes. Desde entonces, el cambio económico del país se ha visto amenazado por la deflación y la fortaleza del yen.

Encara además presiones para mejorar su popularidad antes de las elecciones en la cámara alta del próximo año. El gobierno anterior del primer ministro Taro Aso inyectó 25 billones de yenes dentro de un plan de gastos extraordinarios.

Tras aguantar la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, el crecimiento económico de Japón fue positivo en el tercer trimestre, su segundo consecutivo, a un ritmo anual del 4,8%. Fue el crecimiento más robusto en más de dos años gracias al anterior plan de gastos extraordinarios y un repunte de la demanda global.

La deuda pública de Japón, la mayor del mundo, superará sus ingresos fiscales por primera vez desde 1946.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes