Justicia suspende privatización de distribuidoras de Eletrobras en Brasil

El Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES) anunció hoy que suspende la subasta con la que se privatizarían seis distribuidoras de la estatal Eletrobras, mayor empresa de energía de América Latina, por decisión judicial.

La subasta, que estaba programada para el 26 de julio, fue suspendida sin plazo determinado tras una decisión de la jueza Maria do Carmo Freitas Ribeiro, de la 19 Sala Federal de Río de Janeiro, en respuesta a una acción presentada por la Asociación de Empleados de Eletrobras (AEEL).

De acuerdo con un comunicado relevante emitido hoy por la Comisión Especial de Licitación del BNDES, la AEEL solicitó a la justicia suspender el proceso licitatorio, en especial, la fase de entrega de documentos por los proponentes para habilitar el certamen.

En el recurso presentado, la AEEL señaló que aún no se ha producido la deliberación final del poder legislativo para autorizar la venta de las distribuidoras, lo que representa la nulidad del edicto.

El martes, la Cámara de Diputados concluyó la votación del texto base del proyecto que viabiliza la privatización de las distribuidoras de energía, pero aún debe continuar el proceso en el Senado y posteriormente seguir para sanción presidencial.

En el comunicado, el BNDES afirmó "que los órganos competentes están evaluando los recursos legalmente cabales" contra la decisión y agregó que tan pronto se de la autorización legal para la continuidad del proceso, será divulgado un nuevo cronograma.

De acuerdo con el edicto publicado el 15 de junio pasado por el BNDES, institución a la que le fue encomendada la privatización, los interesados en la adquisición tenían plazo para entregar sus ofertas en sobre cerrado hasta el 19 de julio próximo y una semana después se realizaría la subasta en la Bolsa de Valores de Sao Paulo.

En el edicto también se precisó que los empleados y los jubilados de las empresas podían adquirir hasta el 10 % de las acciones de las compañías.

Las distribuidoras cuya subasta estaba prevista para el 26 de julio son: Amazonas Energía, Boa Vista Energía, Cepisa, Ceal, Ceron y Eletroacre, responsables por abastecer de electricidad a los estados amazónicos de Amazonas, Roraima, Rondonia y Acre, así como los estados de Piauí y Alagoas, dos de los más pobres del noreste brasileño.

La venta de las distribuidoras sería un primer paso, así como un termómetro, en el proceso de privatización de la propia Eletrobras, anunciado por el presidente brasileño, Michel Temer, el año pasado. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes