Ley de bancarrota de vivienda es aprobada en cámara baja

WASHINGTON (AP). Un plan que dará a los dueños de casas de Estados Unidos la oportunidad de reducir sus pagos mensuales de hipotecas a través de los tribunales de bancarrota fue aprobada el jueves en la Cámara de Representantes.

La aprobación ocurrió en momentos en que un informe descubrió que las casas recuperadas por los bancos y los préstamos hipotecarios sin pagar alcanzaron la cifra sin precedente de 5,4 millones el año pasado.

Una encuesta de la Asociación de Banqueros Hipotecarios divulgada el jueves descubrió que cerca del 12% de propietarios de casas estaba en proceso de perder las viviendas o se encontraban atrasados en los pagos de sus hipotecas.

La iniciativa de ley, que forma parte del plan de rescate de vivienda del presidente Barack Obama, enfrenta ahora un camino mucho más difícil en el Senado en medio de la oposición de la industria y de reservas de los demócratas moderados que casi logran evitar su aprobación en la Cámara de Representantes.

La Cámara de Representantes aprobó la iniciativa de ley por 234 votos a favor por 191 en contra, y el Senado podría tomarla en consideración en las próximas semanas.

La iniciativa daría a los jueces de bancarrota _que ahora pueden modificar los préstamos de autos y dinero para cursar estudios pero no para residencias primarias_ nuevos poderes de reducir las tasas de interés y el capital de una hipoteca de vivienda.

Los simpatizantes consideran la amenaza de una modificación de hipotecas en una corte de bancarrotas como una herramienta crucial para obligar a los bancos a negociar con los dueños de casas de manera que ellos puedan pagar.

Los críticos argumentan que la medida generará una oleada de demandas de bancarrota que a fin de cuentas elevará las tasas hipotecarias y desestabilizará aún más el mercado de la vivienda.

La propuesta es producto de una negociación entre bandos opuestos demócratas. Un grupo de moderados se separó de sus simpatizantes liberales la semana pasada y se negó a respaldar la medida a menos que incluyera varios cambios que los cabilderos bancarios deseaban.

Se necesitaron días de intensas negociaciones con la ayuda del equipo de Obama para lograr el avance de la medida. El presidente envió a su secretario de la Vivienda, Shaun Donovan, a que sostuviera una reunión a puertas cerradas en el Capitolio para que explicara a los demócratas disidentes cómo la medida se integraba a la iniciativa de 75,000 millones de dólares que el presidente estadounidense divulgó esta semana.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes