Mayores precios no amilanan a los compradores navideños en EEUU

NUEVA YORK (AP). Pese a la difícil situación económica, los estadounidenses siguen disfrutando del consumo, ante el deleite de los detallistas, que en muchos casos han aprovechado la tendencia para elevar sus precios.

McDonald's, Nike, Starbucks y otras empresas temieron en un principio que sus clientes les abandonarían si comenzaban a elevar los precios para compensar el encarecimiento de los ingredientes, combustible y empaquetado, pero hasta ahora los estadounidenses, que estos días cuidan cómo gastan el dinero, no sólo no han protestado, sino que continúan la tónica de consumir más, aunque sea a un nivel modesto.

Hace poco, los compradores que congestionaron el comercio matriz de Nike en Nueva York, cinco pisos con los últimos diseños, no parecieron muy contrariados por el aumento de los precios, incluyendo un par de zapatillas de 200 dólares bautizadas en honor a la estrella de la NBA LeBron James.

Las ventas de Nike Inc. subieron casi un 18% en los tres meses que concluyeron el 31 de agosto, pese a que encareció los precios de algunos modelos.

En el otro extremo de la ciudad, los clientes que llenaban un restaurante de la cadena McDonald's seguían degustando su comida rápida favorita pese que los precios eran entre 10 y 20 centavos de dólar más caros que el año pasado.

En una cafetería cercana de la cadena Starbucks, los clientes hacían igualmente fila, pese a que muchos cafés especiales superan ahora los 5 dólares por taza. Starbucks Corp. aumentó este año el precio de su café empaquetado un 17%.

Timothy y Katrin Sullivan, residentes de San Diego, calculan que juntos gastan al mes unos 100 dólares en Starbucks, donde los precios aumentaron este año. Como padre de cinco hijos menores de edad, han reducido sus gastos de viajes y en entretenimiento _como los partidos de béisbol_, pero hasta ahora el café de la mañana es sacrosanto pese al encarecimiento de los precios.

"Es más barato que ir al sicólogo", sostiene Katrin Sullivan, de 39 años.

Lo que pagan los estadounidenses por alimentos, viajes y otros productos y servicios ha aumentado sin pausa en lo que va de año, según las estadísticas del gobierno.

Los precios subieron en octubre un 3,5% en comparación al mismo mes del 2010. Al mismo tiempo, el gasto del consumidor ha crecido en todos los meses de lo que va de 2011 _salvo en uno_ un 2% o más que el año pasado. Ello ha dado a los minoristas un cauteloso optimismo mientras intentan calibrar cuánto más aguantarían los consumidores si siguen creciendo los precios.

El director financiero de McDonald's, Pete Bensen, dijo a los analistas en una teleconferencia que la situación puede ser resumida así: "¿Están los consumidores en un nivel en el que podamos seguir cómodamente elevando los precios?"

Empresas de todo tipo se han formulado la misma pregunta. En el último año, sus directivos han pagado más por materias primas como la carne vacuna, maíz y combustible que utilizan en la elaboración, empaquetado y transporte de sus productos.

Una combinación de pobres cosechas en algunas partes del mundo, la agitación en el Medio Oriente y una mayor demanda en países como Brasil y China han encarecido todos esos productos y servicios.

___

Los periodistas de The Associated Press Julie Walker en Nueva York, Christina Rexrode en Raleigh, Carolina del Norte, John C. Rogers en Los Angeles y Terry Tang en Phoenix contribuyeron a este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes