Migración juvenil, el reflejo de falta de oportunidades en muchos países

Ginebra (EFE). La migración juvenil es un poderoso agente de cambio y desarrollo en el mundo, pero es también el reflejo de la falta de oportunidades que muchos jóvenes sufren en sus países, dijeron hoy distintas agencias de la ONU con motivo del Día Internacional de la Juventud, que se conmemora este lunes.

" En un mundo cada vez más globalizado e interconectado, en el que cada vez más personas deciden salir de su país, los jóvenes (entre 15 y 24 años) se han convertido en poderosos agentes del cambio y del desarrollo", sostuvo el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Willian Swing.

Sin embargo, " la otra cara de la moneda es la falta de oportunidades y el reto que supone la mera supervivencia en sus hogares", comentó el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder.

El Día Internacional de la Juventud se celebra cada 12 de agosto y este año su lema es "Migración juvenil, impulsando el desarrollo".

" Los jóvenes emigrantes, solos o acompañados por sus familias, dejan sus casas por diferentes motivos, como buscar trabajo o huir de la persecución. La migración continúa siendo una de las mayores estrategias de reducción de la pobreza y conlleva tanto riesgos como oportunidades para los jóvenes", enfatizó Swing.

Ryder manifestó que la migración es sólo una solución parcial a la crisis de empleo juvenil y que es necesario que los gobiernos pongan en marcha políticas que faciliten la transición de este colectivo al mundo laboral o a las iniciativas empresariales.

Consideró que las políticas laborales deberían garantizar que la migración de un trabajador joven sea una oportunidad de desarrollo económico y social tanto del país de origen, como de destino.

Swing explicó que conforme aumenta el fenómeno migratorio entre los jóvenes -tanto los que llegan de forma regular como irregular- se deben promover políticas para que estos se desplacen de forma legal y segura.

Estas condiciones resultan fundamentales para reducir el riesgo de que los jóvenes caigan en situaciones de abuso o explotación.

Otro problema que advierte la OIT es que muchos jóvenes inmigrantes pueden tener un trabajo y salario por debajo de su cualificación, y los países de origen pueden ver disminuida su productividad al dejar marchar a personas bien formadas.

A nivel mundial, hay un 214 millones de inmigrantes de los que más de 27 millones son jóvenes, lo que supera el diez por ciento.

Los movimientos migratorios, tanto de aquellas personas que huyen de su país por motivos económicos o porque son perseguidos, se producen fundamentalmente entre países en vías de desarrollo.

La migración de países pobres a países desarrollados sólo supone un tercio del total.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes