Mínima inflación da fuerza a plan de la Reserva Federal

WASHINGTON (AP). Por tercer mes consecutivo, los precios al consumidor apenas cambiaron en Estados Unidos, lo que fortalece la posición de la Reserva Federal en momentos en que defiende su plan de reforzar la recuperación económica al comprar más deuda del gobierno.

Una inflación baja en extremo fue el mayor ímpetu para que la Fed decidiese gastar 600,000 millones de dólares en la compra de bonos del Tesoro. Un reporte el miércoles del Departamento de Trabajo mostró que la inflación sigue siendo sumamente baja.

Una fuerte alza de la gasolina elevó el índice de precios al consumidor 0,2% en octubre, el cuarto incremento mensual. Pero si se excluyen los volátiles costos de alimentos y combustibles, el índice subyacente de precios al consumidor permaneció sin cambios por tercer mes consecutivo. En el último año, el índice subyacente ha subido apenas 0,65%, el menor incremento desde que comenzó a registrarse en 1957.

Los datos se conocieron el mismo día en que el Departamento de Comercio dijo que la construcción de nuevas viviendas cayó 11,7% el mes pasado, a una tasa anual ajustada de 519,000 unidades. Eso se debió mayormente a que la construcción de departamentos, que representa menos de 20% del mercado, cayó en más de 40%. La construcción de casas para una familia cayó 1,1%.

Aún así, la baja fue la peor desde abril del 2009, cuando la construcción cayó a 477,000 unidades, el menor nivel desde que comenzaron los registros en 1959.

La construcción de casas y departamentos está un 77% por debajo de su pico, que se registró en enero del 2006 durante el auge de la vivienda, con 2,270,000 unidades. Los analistas dicen que podrían pasar años antes de que la construcción regrese a su ritmo de un millón de unidades anuales.

La debilidad en el mercado de vivienda ha sido un lastre para la economía, lo que ha mantenido frenados los precios. Los consumidores, ante el alto desempleo y el bajo crecimiento económico, están controlando sus gastos. Las tiendas minoristas y otras compañías no quieren arriesgarse a perder a su clientela con un alza de precios.

Muchos economistas y legisladores republicanos han criticado el programa del banco central de comprar bonos del Tesoro, ya que dicen que podría causar una inflación descontrolada. Algunos en la comunidad internacional contienden que la Fed está esencialmente imprimiendo dinero para rebajar el valor del dólar y abaratar el precio de las exportaciones estadounidenses.

Pero otros dicen que la mayor amenaza a la economía estadounidense es la deflación, una baja extendida en precios y salarios que pudiera devaluar aún más el valor de las viviendas. Estados Unidos no ha sufrido una deflación desde la Gran Depresión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes