Ministros de Hacienda del G-8 ven recuperación económica

LECCE, Italia (AP). Los ministros de Hacienda del Grupo de los Ocho países más industrializados analizaron hoy viernes el alcance de las normas bancarias globales y cuándo deberán cesar de utilizar el dinero de los contribuyentes para estimular la economía.

Las estadísticas sugieren que la economía mundial ha tocado fondo, lo que ha dado paso a un cauteloso optimismo. Empero, esa situación presiona ahora a los gobiernos para que dejen de endeudarse como los han hecho con sus grandiosos gastos extraordinarios, que podrían desatar la inflación y dejarlos peligrosamente endeudados.

Mientras que Alemania insiste en analizar una salida ordenada a los ingentes gastos públicos, Estados Unidos seguramente pedirá a los miembros del G-8 que sigan gastando a manos llenas pese a los indicios de que la contracción económica global ha disminuido.

"Será extremadamente difícil el momento del abandono (de los gastos masivos) cuando nos encontremos en la recuperación", dijo el economista de la firma CentreForum Giles Wilkes.

"Queremos la coordinación entre los países, pues si los alemanes actúan unilateralmente puede surgir un problema", agregó Wilkes. "Necesitamos esa coordinación, ahora más que nunca, en especial ante la agenda a largo plazo para equilibrar la economía mundial".

La reunión de dos días en la ciudad meridional italiana de Lecce, a la que asisten funcionarios de Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Canadá, Rusia y la Unión Europea, preparará además el temario del encuentro que los líderes del G-8 mantendrán en julio en L'Aquila, en las afueras de Roma.

Mientras los funcionarios de hacienda analizan las medidas adoptadas hasta ahora para combatir la crisis, el ambiente es más optimista que cuando se reunieron por última vez, en abril y en Inglaterra dentro del Grupo de los 20.

Los mercados financieros se han recuperado con brío en los últimos tres meses en gran parte debido a unas estadísticas económicas mejores a las pronosticadas, y a la esperanza de que el sector financiero se ha estabilizado. Diez de los mayores bancos estadounidenses fueron considerados suficientemente solventes como para devolver 68,000 millones de dólares del dinero que les prestó el erario de Estados Unidos. Además, otras estadísticas difundidas el jueves indicaron un aumento de las ventas al por menor en Estados Unidos y menores reclamos iniciales de beneficios por seguro de desempleo, así como un aumento en la demanda global de energía.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes