Ministros de Hacienda del G7 rechazan proteccionismo

ROMA (AP). Los ministros de Hacienda del Grupo de los Siete prometieron hoy sábado trabajar en pos del crecimiento y el empleo y para fortalecer el sistema bancario a fin de superar la crisis económica global.

Empero, la declaración final tras dos días de encuentros en Roma emitió un pronóstico sombrío, al indicar que la contracción económica se extenderá durante la mayor parte del 2009.

Los ministros del G-7 advirtieron que cualquier medida proteccionista a fin de apuntalar las economías nacionales sólo servirá para minar la prosperidad global. Insistieron además en la necesidad de respaldar a los países en vías de desarrollo para que no sean los más afectados por esta recesión.

"La estabilización de la economía global y de los mercados financieros siguen siendo nuestra mayor prioridad", dijo la declaración final, y destacó que las siete potencias industrializadas "han adoptado colectivamente medidas excepcionales" para encarar el desafío.

La declaración respalda el enfoque estadounidense y británico para consolidar el sistema bancario mediante la recapitalización de los bancos. Los ministros agregaron que se debe encontrar una forma de solucionar los activos morosos de los bancos, aunque no dieron fórmula concreta alguna.

El encuentro fue la primera actuación internacional del nuevo secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner, que llegó acompañado por el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke al Ministerio de Hacienda italiano.

Geithner se negó a responder a los periodistas cuando le preguntaron si se habían logrado avances concretos.

Los países del G-7 pidieron a China que continúe la revaluación de su moneda para eliminar los gigantescos desequilibrios comerciales. Empero, no hubo referencia alguna a las declaraciones de Geithner en Washington, consideradas una crítica contundente a la política monetaria de China, que según muchos analistas mantiene el yuan artificialmente bajo para fomentar sus exportaciones.

Geithner, que llegó tras una semana de enconadas críticas por el nuevo plan de la Tesorería para rescatar a la banca estadounidense, vio cómo el Congreso aprobó el viernes por la noche el plan de gastos extraordinarios de 787.000 millones de dólares ideado por los demócratas y el presidente Barack Obama.

Empero, las estadísticas económicas europeas del viernes indicaron que la recesión ha empeorado.

Los ministros de Hacienda de Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos, junto con los presidentes de sus bancos centrales, intentan trazar una plan para combatir la crisis.

El presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, que asistió al encuentro, dijo el viernes a los banqueros italianos que cualquier medida para mantener en el país los fondos de rescate solamente empeorará la crisis global.

"En este momento, el nacionalismo económico no es económico ni es nacionalismo ... lo que podría ser políticamente correcto quizá sea económicamente incorrecto", dijo Zoellick. "El atractivo de la política nacional es muy fuerte pero es obvio que los hechos que encaramos no se detiene en las fronteras nacionales".

La economía alemana, el motor de Europa, se contrajo un 2,1% en el cuarto trimestre frente al trimestre anterior _ la mayor contracción desde la reunificación del país en 1990. Italia y Francia vieron contraer sus economías un 1,85 y un 1,2% respectivamente.

De cara al futuro, los ministros esperan tener un plan de acción por escrito, con principios comunes de transparencia, antes de cuatro meses, a tiempo para el encuentro del Grupo de los Ocho que fue programado en Cerdeña en julio.

Las recomendaciones del encuentro del G-7 concluido el sábado seguramente influirán además la reunión de abril de los líderes del Grupo de los 20 _ las naciones del el G-7 y las economías más aventajadas del Tercer Mundo, como China y la India.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes