Mitsubishi reinicia labor a 60% de capacidad en Venezuela

CARACAS (AP). La filial de la automotriz japonesa Mitsubishi Motors Corp (MMC), la quinta mayor del país, reactivó hoy lunes las operaciones al 60% de su capacidad, tras un mes de paralización debido a intensos conflictos laborales que han hecho prever a la empresa que culminará el año con pérdidas "bien importantes".

MMC reinició con normalidad las actividades en su planta del estado oriental de Anzoátegui con una meta de producción de 60 unidades diarias, aunque su capacidad está en casi 100 vehículos diarios, indicó un vocero de la empresa que habló a la AP en condición de anonimato porque no está autorizado para declarar.

El portavoz dijo que hasta el momento "todo va bien" en la planta, pero que se mantienen a la expectativa debido a que aún persisten fricciones con un grupo de empleados.

En MMC laboran unas 1,400 personas, de las cuales 78% trabajan en el ensamblaje de vehículos y el resto en el área administrativa.

La ensambladora retomó las operaciones gracias a la mediación del Misterio del Trabajo que prohibió la publicación en las instalaciones de la planta de pancartas y panfletos en los que se "incite a la violencia".

MMC anunció el pasado 24 de agosto la paralización por tiempo indefinido de las operaciones debido a una disputa que mantiene con parte de sus trabajadores que exigen una serie de beneficios contractuales relacionados con el reconocimiento de unos días de descanso.

El vocero informó que como consecuencia de la paralización de tres meses que enfrentó la empresa a inicios de año, y el paro del mes pasado, MMC culminará este año con pérdidas "bien importantes" debido a que "escasamente pudiésemos llegar a las 6,000 (unidades)" para este año.

Agregó que hasta la fecha la ensambladora ha producido unos 3.000 vehículos.

El Ministerio del Trabajo consideró ilegal la paralización de MMC y ordenó el pasado 27 de agosto la reanudación inmediata de las operaciones. En respuesta a la decisión del gobierno, la compañía anunció que en atención a las leyes laborales venezolanas activaría un "procedimiento de conciliación".

A inicios de año MMC enfrentó un primer conflicto laboral que la mantuvo paralizada por casi tres meses.

A consecuencia de esa huelga la empresa dejó de percibir 3,2 millones de bolívares fuertes diarios (unos 1,48 millones de dólares) por las 80 unidades que debía producir diariamente, totalizando un estimado por 82,8 millones de dólares.

La reactivación de operaciones de MMC coincide con una medida similar que acordó a inicios de septiembre la filial local de estadounidense General Motors, la mayor del país, que suspendió sus operaciones por más de mes y medio debido a la falta de piezas generada por los retrasos del gobierno para la entrega de divisas para importarlas.

General Motors Venezolana (GMV) reanudó el 7 de septiembre las operaciones de su planta de vehículos de pasajeros en la localidad central de Valencia, estado Carabobo, luego de concretar con el gobierno un cronograma para la entrega de los dólares necesarios para importar las piezas y pagar la deuda de 1,150 millones de dólares que mantiene con sus proveedores.

El sector automotriz venezolano, que integran siete ensambladoras, se declaró en crisis a finales del primer trimestre debido a los retrasos del gobierno para la entrega de las divisas para importar piezas, y la caída de más de 30% de las ventas.

Venezuela mantiene desde el 2003 un control de cambio, y todos los importadores están obligados a recurrir a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para obtener las divisas oficiales que se cotizan a la tasa de 2,15 bolívares fuertes por dólar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes