Motorola acusa a ex directivo de destruir pruebas

NUEVA YORK (AP). Motorola acusó hoy miércoles a su ex gerente financiero Paul Liska de destruir pruebas judiciales al borrar archivos de una computadora portátil de la compañía.

Liska demandó a la firma tras su partida el 29 de enero, al alegar que lo despidieron por advertir que las proyecciones para la división de telefonía celular eran excesivamente optimistas.

Motorola dijo que buscó a un reemplazante para Liska a fines del año pasado debido a la "conducta caprichosa" de éste.

En documento presentado a la corte el miércoles, Motorola dijo que Liska se llevó consigo una computadora portátil y la devolvió dos semanas después, habiéndole pasado un programa de destrucción de datos.

Con ello privó a la compañía de información crucial sobre sus actividades, dijo Motorola, y pidió a la corte que ordene a Liska entregar los archivos faltantes.

El abogado de Liska no respondió de inmediato a un pedido de declaraciones.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes