Nacionalización de eléctrica en Bolivia no solucionará problemas

ETIQUETAS

LA PAZ ( AFP) La decisión del presidente Evo Morales de nacionalizar una transportadora de electricidad, gestionada por la Red Eléctrica de España (REE), no solucionará los problemas de energía eléctrica en Bolivia, según analistas, que destacan el trasfondo político de la medida.

La administración izquierdista de La Paz decidió el miércoles tomar el control de la Transportadora de Electricidad (TDE), controlada por la REE, con los argumentos de que no hizo las inversiones necesarias para ampliar la red de distribución de energía y que la Carta Magna le faculta controlar el estratégico sector.

El analista en energías, Francisco Zaratti, explicó que el problema de energía eléctrica en Bolivia no está en el transporte ni distribución, sino en la generación, actividad que Morales también nacionalizó en mayo de 2010 cuando tomó el control de las generadores Corani, de la francesa GDZ Suez, y Guaracachi, de la inglesa Rurelec PLC.

"La distribución de energía eléctrica no es el problema principal del sector. Los problemas están en la generación y se han agravado con la estatización de Guaracachi", afirmó Zaratti, quien dijo que la medida parece responder más a criterios políticos que técnico-económicos.

Al ser interrogado por la AFP si la medida tiene un trasfondo político, el analista respondió: "Sin duda lo tiene". "Me impresiona la indiferencia de la gente ante esas liturgias nacionalizadoras del 1 de mayo", añadió.

Desde que llegó al poder en 2006, Morales nacionalizó las reservas de hidrocarburos y empresas de gas y petróleo, de telecomunciaciones, mineras e hidroeléctricas, que le redituaron amplio apoyo popular.

Para el economista y profesor universitario, Gonzalo Chávez, la reciente nacionalización contra la REE se produce en momentos en que "el gobierno de Evo Morales ha tenido un enorme desgaste social, principalmente por los reclamos y protestas de grupos corporativos que antes lo apoyaban".Es por ello -acotó- que "yo creo que el beneficio político será a cortísimo plazo" para el presidente Morales, que aspira a la reelección en 2014,tras comenzar su primera gestión en 2006 y su segunda en 2010. La última encuesta de Ipsos Apoyo, en marzo pasado, le asignó a Morales un 39% de popularidad, contra 64% cuando fue reelecto en 2010..

El gran desafío energético de Bolivia son las proyecciones del consumo, que debe duplicarse en los próximos diez años y demandará multimillonarias inversiones, según el presidente del Colegio Profesional de Ingenieros Eléctricos, Rafael Alarcón.

La capacidad de generación de energía eléctrica en Bolivia es de 6.718 GWh y se proyecta que en 10 años la demanda llegará a 13.786 GWh, según el Plan Energético 2012-2022 del Viceministerio de Energía.

Alarcón apoyó la nacionalización de TDE, pero dijo que hay dudas sobre cómo atenuará los problemas energéticos del país, pues el sector necesita inversiones "de unos 1.000 millones de dólares, que ni el gobierno y ni la empresa privada lo tienen" y que habría que buscar en organismos multilaterales.

El gobierno tiene planes para la interconexión faltante con tres de los nueve departamentos de Bolivia, Tarija (sur), Beni (noreste) y Pando (norte), y con megaproyectos productivos como complejos mineros y de litio en Potosí y Oruro (oeste) de cemento en La Paz y de azúcar en la Amazonia, la mayoría a cargo de empresas estatales.

La TDE poseía el 73 % de las líneas de transmisión en el Sistema Troncal Interconectado (STI), pero casi exclusivamente circunscrito a zonas urbanas.

El gobierno español dijo este miércoles que espera que Bolivia pague un "justiprecio" a la REE y que vigilará el proceso de indemnización.

La nacionalizada TDE aseguró que sus activos brutos se elevaban a 225 millones de dólares en 2005, según las últimas cifras disponibles.

La empresa española también informó en un comunicado, difundido en su país, que se ponía "a disposición del Gobierno de Bolivia para comenzar las negociaciones pertinentes", al señalar que sus ingresos en Bolivia eran de 45,7 millones de dólares, un 3% del conjunto de la empresa.

En la REE, el Estado español tiene un 20% de acciones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes