Necesitado de efectivo, Chávez intentaría vender Citgo

CARACAS (AP). Hugo Chávez buscará una nueva reelección en dos años y ya está haciendo campaña: Está prometiendo viviendas públicas, ordenando la renovación del vetusto metro de Caracas y prometiendo más dinero para la educación, la salud y otros programas sociales, pero necesita dinero.

Sus ambiciosos planes están exprimiendo los cofres de la nación en una época en la que la producción de petróleo declina y Chávez ofrece generosas cantidades del combustible a sus aliados a crédito. Necesitado de efectivo, ha planteado la posibilidad de vender Citgo Petroleum Corp., la empresa petrolera venezolana con sede en Estados Unidos.

Citgo es un "mal negocio", afirmó Chávez en un reciente discurso televisado. "Si la vendiéramos y colocásemos ese dinero en bancos, con los interesas habría dividendos", agregó.

El interés del presidente venezolano en vender Citgo obedece a realidades prácticas y políticas, tanto en casa como afuera.

La venta de Citgo y de sus refinerías en Estados Unidos le daría a Chávez miles de millones de dólares para invertir en el país en plena campaña electoral y para mejorar los deficientes servicios públicos y construir viviendas para compensar un fuerte déficit en ese sector.

La venta le permitiría al mismo tiempo reducir la influencia de Estados Unidos al tiempo que refuerza sus lazos con Rusia, China e Irán.

Chávez dice que calcula que la empresa basada en Houston cuesta al menos 10.000 millones de dólares, aunque analistas consideran que generaría mucho menos, tal vez la mitad de esa suma, y que no será fácil encontrar un comprador en el actual clima económico mundial.

"No creo que haya demasiado interés en estos momentos", opinó Lou Pugliaresi, presidente de la Energy Policy Research Foundation, un grupo de estudios de Washington. "Pero Chávez podría encontrar un comprador si ofrece un buen precio".

El petróleo es la principal industria de Venezuela y representa un porcentaje importante de los ingresos del gobierno. Durante dos décadas, Citgo ha sido un vehículo para suministrar petróleo a Estados Unidos, el principal cliente de Venezuela.

La compañía tiene tres grandes refinerías en Corpus Christi, Texas; Lake Charles, Luisiana, y Lemont, Illinois, y vende combustible a través de una red de miles de gasolineras en la parte oriental de Estados Unidos.

Citgo es una subsidiaria de la empresa estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) y ha sido usada por Chávez para entregar petróleo para calefacción gratis a familias estadounidenses pobres, en un programa cuyo fin es cuestionar la forma en que Washington satisface las necesidades de los humildes.

Hay quienes dicen que si vende Citgo, Chávez perdería una empresa valiosa a largo plazo.

Las refinerías de Citgo están equipadas para procesar distintas variedades de petróleo pesado, con sulfuro, y es previsible que su valor aumentará cuando empiecen a llegar grandes cantidades de petróleo pesado de Canadá, según Pugliaresi.

Por ahora, no obstante, es poco el petróleo que llega.

Las exportaciones de petróleo de Venezuela a Estados Unidos han ido mermando, al tiempo que Chávez ha buscado diversificar su clientela y sellado muchos acuerdos preferenciales con aliados como China, Bielorrusia, Cuba y varias naciones caribeñas. Algunos de los compradores reciben créditos con bajos intereses, lo que disminuye los ingresos del gobierno venezolano.

Gustavo Coronel, ex miembro de la junta directiva de PDVSA que ahora trabaja como consultor en Virginia, Estados Unidos, opina que vender Citgo no tiene sentido.

"A cualquier observador racional le cuesta entender que (Chávez) esté dispuesto a reducir la cantidad de clientes estadounidenses, que pagan en efectivo, para abastecer a países que consideran el petróleo venezolano casi un derecho o un obsequio político", declaró Coronel. "Sin embargo, Chávez ya no se deja llevar por la economía sino por la ideología".

Otra posible razón para que Chávez se desprenda de Citgo sería evitar exponerse ante la ola de expropiaciones de empresas estadounidenses en Venezuela.

El gobierno le ha expropiado bienes a cerca de una decena de firmas estadounidenses. Pocas fueron compensadas, aunque el gobierno promete hacerlo.

Algunos analistas consideran que la venta de Citgo no resultará sencilla a la luz de las complicaciones políticas que podrían enfrentar los compradores como consecuencia de las tensiones entre Chávez y Washington.

Disputas pendientes también podrían entorpecer una venta. La empresa estadounidense Exxon Mobil Corp. ha solicitado un arbitraje internacional tras negarse a aceptar los términos de una nacionalización de 2007 de un proyecto en el que había invertido fuertemente.

Citgo, por otra parte, emitió este año bonos por valor de 3.500 millones de dólares al bajar sus ganancias.

"El problema es que las refinerías figuran como colateral en estos préstamos. No veo qué puede hacer Chávez para superar eso", dijo Pugliaresi.

Se conjetura que la venta es posible si Chávez ofrece un buen precio y se compromete a seguir vendiendo petróleo a las refinerías de Estados Unidos.

"Tiene potencial de ser un buen negocio si fuera bien administrado", expresó Guaicaipuro Lameda, ex presidente de PDVSA que dejó el cargo en 2002 por diferencias con Chávez. "Pero no está siendo bien administrado y eso es lo que está causando los problemas".

Citgo registró pérdidas de unos 201 millones de dólares el año pasado tras reportar ganancias de 801 millones de dólares en 2008. En el primer trimestre de este año perdió 128 millones de dólares.

Venezuela compró Citgo como parte de una política de expansión hacia Estados Unidos y Europa, pero ahora Chávez le ordenó al ministro de hidrocarburos Rafael Ramírez que estudie la posibilidad de vender los bienes en esas regiones.

Ramírez dijo que esa política de "internacionalización" perjudicaba los intereses de Venezuela, que "había asumido el triste papel de factoría petrolera que supliera los requerimientos de Estados Unidos".

"Vamos a revisar poco a poco todos nuestros activos y desmontar la internacionalización, como esa política concebida de que nuestro rol era suministrar de manera barata todo el petróleo que necesitara la economía más industrializada", afirmó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes