Noruega prevé que todos los vuelos de corto recorrido sean eléctricos en 2040

Los vuelos de corto recorrido en Noruega deberán usar exclusivamente aviones 100% eléctricos, en 2040, indicaron este miércoles las autoridades aeroportuarias noruegas, confirmando el papel pionero del país nórdico en la electrificación de los transportes.

Avinor, el organismo público encargado de la gestión de los aeropuertos noruegos, "tiene la ambición de ser el primero en el mundo" en hacer eléctrico el transporte aéreo, declaró a la AFP su jefe, Dag Falk-Petersen.

"Estimamos que todos los vuelos de una duración de hasta 1,5 horas pueden estar cubiertos por aviones totalmente eléctricos", dijo, señalando que serviría para los vuelos internos o para los que tienen como destino otras capitales escandinavas.

Avinor lanzará próximamente un anuncio de oferta para establecer una ruta comercial, operada con un pequeño aparato de 19 plazas.

Noruega, el mayor productor de hidrocarburos de Europa occidental, está paradójicamente a la cabeza en transporte eléctricos.

Además de tener varios proyectos de barcos eléctricos, Noruega es líder mundial del vehículo eléctrico en términos de cuota de mercado. Los autos eléctricos o híbridos representaron más de la mitad de las nuevas matriculaciones en 2017.

"Cuando hayamos alcanzado nuestro objetivo, el trasporte aéreo ya no será un problema para el clima, sino una solución", consideró Falk-Petersen.

Según las estadísticas oficiales, el transporte aéreo representa 2,4% de las emisiones noruegas de gases de efecto invernadero en lo que respecta al tráfico doméstico, y más del doble cuando se tienen en cuenta las conexiones internacionales.

Su paso a la energía eléctrica permitirá también dividir al menos entre dos el nivel sonoro y el coste de explotación de los aviones, aseguró M. Falk-Petersen.

No obstante, antes de lograrlo, Avinor insiste en la necesidad de emplear tecnologías intermedias, como los biocarburantes y las soluciones híbridas (carburante y eléctrico).

Tanto Boeing como Airbus exploran la opción de la electrificación.

Tras haber abandonado el año pasado un proyecto de avión completamente eléctrico, el constructor europeo decidió centrar sus investigaciones en un modelo híbrido y selló una asociación con el fabricante de motores Rolls-Royce y el gigante alemán Siemens para desarrollar un avión con motorización híbrida, cuyo primer vuelo está previsto para 2020.

Por su parte, el incipiente proyecto Zunum Aero, al que el fabricante aeronáutico estadounidense financia en parte, prevé comercializar un avión híbrido a partir de 2022.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes