Nuevo jefe de GM: La bancarrota es una "posibilidad"

WASHINGTON (AP). El presidente interino del consejo de General Motors Corp. dijo ayer miércoles que una declaración de bancarrota sigue siendo "una posibilidad" para la atribulada empresa automotriz de Detroit, que necesitará trabajar rápido con el sindicato United Auto Workers y con los tenedores de bonos, para definir medidas de recorte de costos.

"Hemos confiado en resolver nuestros problemas sin una bancarrota porque si lo logramos estaríamos un proceso más predecible", puntualizó el presidente interino Kent Kresa, en una entrevista. "No hemos llegado a todos los acuerdos que necesitamos con todos los participantes y necesitamos hacer eso muy rápido o nos veremos obligados a eso".

Kresa, presidente emérito del consejo de administración de Northrop Grumman Corp., añadió que una declaración de bancarrota "no es algo que yo desee, pero ciertamente es una posibilidad".

El directivo, miembro del consejo de GM desde el 2003, fue nombrado al frente de la junta en una reestructuración de la compañía, planteada por el gobierno del presidente Barack Obama. La Casa Blanca exigió la renuncia del director general Rick Wagoner y rechazó el plan de reestructuración de la compañía, dándole 60 días para desarrollar una estrategia más decidida.

General Motors ha recibido 13,400 millones de dólares en préstamos federales, y el gobierno de Obama ha dicho que si la empresa no logra concesiones de los accionistas, la ley de bancarrota puede utilizarse "en una forma rápida y selectiva" para reestructurar la compañía.

Sobre la salida de Wagoner, Kresa dijo que esa fue "decisión de ellos (el gobierno), no nuestra, pero la aceptamos".

Se negó a hacer comentarios cuando se le preguntó si coincidía con la decisión.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes