Nuevo punto de referencia para comida italiana en NY

NUEVA YORK (AP). Es como si la Pequeña Italia hubiera crecido.

Un enorme complejo dedicado a la comida y a los vinos italianos que acaba de abrir en Manhattan ofrece siete restaurantes boutique, cava, panadería y repostería, y un enorme mercado.

Varios alcaldes italianos y funcionarios de la ciudad de Nueva York se reunieron con las manos llenas de embutidos para cortar el listón hecho de pasta para lasaña y marcar la inauguración de Eataly y sus casi 15,000 metros cuadrados (50,000 pies cuadrados) de locales. Sus fundadores afirman que es el sitio más grande del mundo dedicado a la comida italiana de calidad: ingredientes frescos y comidas procesadas al mínimo. Nada es congelado, excepto el gelato.

"Todo lo fresco es local _pescado, res, leche, vegetales_ y lo mejor de los ingredientes italianos _queso parmesano de origen, vinagre balsámico, aceite de oliva extra virgen_ es importado", dijo Joe Bastianich, uno de los fundadores. "Así que no todo es estrictamente de Italia; la idea es ofrecer comidas con un auténtico espíritu italiano".

También hay una terraza donde se sirve cerveza y una escuela culinaria para quienes ansían aprender a preparar su propia pasta o hacer queso mozzarella en casa.

El Eataly de Manhattan es fruto del ingenio de pesos pesados de la gastronomía, como Oscar Farinetti, Mario Batali y los socios de Batali en la ciudad de Nueva York, Lidia y Joe Bastianich. Farinetti fundó un complejo similar en Turín, Italia, localizado en las afueras de la ciudad, cerca de las oficinas de Fiat. También hay un Eataly en Tokio.

El Eataly de Nueva York se ubica en el vestíbulo del histórico edificio que se levanta en la esquina de la Quinta Avenida y la 23ra, conocido alguna vez como el Centro Internacional del Juguete. El singular inmueble ya tenía ornamentación de mármol con elementos que evocan una plaza italiana.

Comprar y comer en Eataly no es barato, pero un comprador sensato puede disfrutar de la experiencia italiana sin gastar excesivamente. La comida preparada es muchas veces la mejor opción: la pasta al pomodoro cuesta 12 dólares, y la pizza margherita se vende en 13. Además, es posible ver el proceso de preparación de los alimentos.

Los productos del mercado son más caros que los de un supermercado. Un pesto importado de Génova, por ejemplo, cuesta 12 dólares.

El alcalde Michael Bloomberg, cuyo gobierno busca ayudar a las pequeñas empresas y a los restaurantes, acelerando el proceso de expedición de permisos como parte de su plan de recuperación económica, predijo que Eataly será un "destino obligado para los apasionados de la comida de todas partes".

El restaurante está abierto desde comienzos de septiembre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes