OCDE detecta "deficiencias" en normativa de paraísos fiscales

París ( EFE). El Foro Global sobre la Transparencia Fiscal ha detectado " deficiencias" en la normativa de Barbados, Seychelles, San Marino, Trinidad y Tobago, y Mauricio, en relación con los estándares internacionales en la lucha contra la evasión fiscal, anunció hoy la OCDE.

La isla anglo-normanda de Guernsey tiene un marco regulador que permite un intercambio de información fiscal " efectivo", pero " se tendrían que hacer mejoras" en algunas reglas contables, según los resultados de diez jurisdicciones examinadas por el Foro Global, precisó en un comunicado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Por su parte, Australia, Dinamarca, Irlanda y Noruega cumplen los requisitos internacionales para un intercambio efectivo de información, aunque se les hayan señalado "algunas cuestiones menores" relativas a la información sobre acciones.

Barbados, Seychelles, San Marino, Trinidad y Tobago y Mauricio habrán de aplicar las recomendaciones específicas que les ha hecho el Foro Global para pasar a la siguiente fase de esa evaluación, lanzada a comienzos de 2010 a instancias del G20 (grupo de países desarrollados y emergentes) en su estrategia contra los paraísos fiscales.

En el caso de Barbados, las " deficiencias" derivan de que no ha firmado todavía acuerdos de intercambio de información fiscal con países que lo han solicitado, y tendrá que corregirlo -al igual que otras cuestiones- en un plazo de doce meses para poder pasar a la siguiente fase de la supervisión.

Para San Marino los problemas vienen sobe todo por las limitaciones en los poderes de las autoridades para obtener información sobre todo en fiscalidad civil para la cooperación internacional.

No obstante, el Foro Global constató que en los últimos meses San Marino ha aprobado una serie de leyes con vistas a corregir dichas carencias, con lo que su posición volverá a ser evaluada.

En las Seychelles, las advertencias vienen por la disponibilidad de información sobre las entidades "offshore" (de baja fiscalidad), la necesidad de que se refuercen los poderes para acceder a la información, lo que exige cambios en el sistema legal y regulador.

Para Trinidad y Tobago, la cuestión es que sus tratados y convenios multilaterales no pueden tener una aplicación congruente con los estándares internacionales por las "restricciones al acceso a la información" por las autoridades fiscales del país.

El Foro Global abordará de nuevo su caso en doce meses para comprobar que ha puesto en práctica esas recomendaciones.

Los autores de la evaluación consideran que en Mauricio faltan elementos en el marco legal como información contable sobre las entidades "offshore", y hay " margen para la mejora" en particular en el acceso a la información bancaria por parte de las autoridades fiscales.

El Foro Global inició sus trabajos de análisis a comienzos de 2010 con 18 países o jurisdicciones fiscales, y va a continuar hasta totalizar los 91 miembros de la organización, un proceso que debe prolongarse durante tres años.

Con este proceso no se va a llegar a una nueva lista de paraísos fiscales, como la que tuvo la OCDE, sino a un control de cada jurisdicción por sus pares.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes