ONU: Fernández ofrece a Argentina como modelo económico

NACIONES UNIDAS (AP). La presidenta argentina Cristina Fernández ofreció el viernes a su país como modelo de lo que hay que hacer para enfrentar la crisis económica mundial.

Hablando ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Fernández dijo que algunos de los componentes básicos de la fórmula argentina son no someterse a los "dictados de los organismos multilaterales de crédito" y defender "sus propios intereses", no los de otros.

También recomendó un "manejo anticíclico" de la economía y sostuvo que el uso inteligente de "instrumentos como el banco central y una fuerte expansión del gasto fiscal" evitaron que la crisis tuviese un impacto tan grande.

Argentina, dijo, "fue un poco como un conejillo de Indias de lo que fueron las políticas de los 90. Fue exhibida como alumna ejemplar, mientras llegaba a niveles de endeudamiento insoportables" y la economía se desplomaba. La crisis que vivió el país en el 2001, indicó, fue "muy parecida" a la que soportó el mundo en el 2008.

Fernández, quien no leyó un discurso sino improvisó, como acostumbra, destacó que, a pesar de esa crisis, el año pasado Argentina logró "el crecimiento económico más importante de su historia" y que "nunca se había visto" un desendeudamiento como el que hubo a partir del "default soberano del 2001". Lo atribuyó a las políticas económicas seguidas desde el 2003, en que asumió la presidencia su esposo Néstor Kirchner, a quien ella sucedió.

Dijo que el país renegoció el 93% de su deuda con tenedores de títulos, protagonizó "un crecimiento inédito, inclusive en los últimos años", que en los últimos nueve meses fue del 9%.

Los manejos de las estadísticas que hace el gobierno, no obstante, han sido cuestionados por distintos sectores en Argentina.

La presidenta justificó lo que describió como un uso "inteligente y racional" de las reservas, con las que pagó parte de la deuda del país.

Dijo que era mucho más lógico pagar la deuda que salir al mercado de capitales para tener un endeudamiento de dos dígitos, mientras el dinero percibía intereses de apenas el 0,5%.

Fernández pidió una "fuerte reforma a los organismos multilaterales de crédito, que han fracasado en su función fundamental" de fomentar el desarrollo.

Recomendó además una "legislación global en materia de 'fondos buitres' --los que se desplazan de un lado a otro del país en movimientos especulativos que golpean a las economías-- y evaluar las calificadoras de riesgos".

Dijo que esas evaluadoras le daban un riesgo muy alto a la deuda argentina cuando el país la "pagaba rigurosamente, sin recurrir a los mercados de capitales, y calificaban con una nota mucho mejor a países que luego demostraron que no tenían capacidad para hacer frente a su deuda".La presidenta argentina, por otra parte, ofreció juzgar en un país neutral a los iraníes acusados de participar en dos atentados terroristas contra entidades judías en su país. Irán se niega a entregar a esos sospechosos aduciendo que no tendrán un juicio imparcial en Argentina.

También reiteró el reclamo de las islas Malvinas, en poder de Gran Bretaña, y acusó a los británicos de ignorar "sistemáticamente" resolouciones de las Naciones Unidas recomendando que se entablen negociaciones sobre la soberanía.

Dijo que el Reino Unido lo hace porque es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, con poder de veto.

Criticó duramente el que los británicos hayan decidido unilateralmente explotar hidrocarburos en las islas, a pesar de el tema de la soberanía no esté resuelto.

Fernández afirmó que "Inglaterra, como otros países que tienen un sillón permanente en el Consejo de Seguridad, hace uso y abuso de esa posición" y que es imperativo una reforma del Consejo, porque las resoluciones del organismo solamente son aplicables a los países en desarrollo vulnerables, que no tienen un sillón permanente.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes