Obama y McCain tienen grandes diferencias en economía

WASHINGTON (AP). La mayoría de los estadounidenses tienen claro que la máxima prioridad de su próximo presidente es curar a una economía enferma, así que ahora tendrán que escoger entre los planes fiscales diametralmente opuestos de Barack Obama y John McCain.

Ambos programas se apoyan considerablemente en los recortes de impuestos, pero en formas radicalmente diferentes que reflejan las diferencias históricas entre demócratas y republicanos.

McCain, con una receta empleada ya por Ronald Reagan y el actual presidente George W. Bush, promete mantener bajas las tasas de impuestos para personas de altos ingresos y recortaría los impuestos a corporaciones, con el argumento de que esa es la forma de estimular la economía letárgica y crear empleos.

Obama, centrado en un tema de muchas campañas demócratas pasadas, busca concentrar su ayuda tributaria en la vapuleada clase media y para reducir la brecha entre ricos y pobres. El candidato demócrata retendría los recortes implementados por Bush para familias con ingresos menores de 250.000 dólares al año, pero eliminaría los recortes para personas que ganen más que eso.

El dinero recolectado con los aumentos de impuestos a los ricos sería empleado por Obama para ofrecer ayuda tributaria a familias pobres.

A diferencia de muchos de los debates de campaña en los que las promesas hechas por las partes nunca se concretan en ley, esta guerra verbal va a llevar a cambios, porque todos los recortes fiscales de Bush van a expirar al final de 2010.

Como ninguna de las partes quiere regresar a las tasas de impuestos existentes antes del 2001, quien gane tendrá que trabajar con el Congreso para aprobar leyes que conformen el sistema fiscal después de 2010. En juego están miles de millones de dólares.

Si Obama llega a la Casa Blanca, el acaudalado 1% de la población estadounidense _ quienes ganan 600.000 dólares o más al año _ vería subir sus impuestos un promedio de 93.709 dólares en 2009, de acuerdo con un análisis hecho por el Centro de Política de Impuestos, porque el demócrata comenzaría a implementar sus cambios incluso antes de que expiren los recortes de Bush.

Con McCain, esos mismos contribuyentes verían los impuestos reducirse en un promedio de 48.860 dólares, reflejo en parte de los recortes adicionales que él propone.

En contraste, el 20% de contribuyentes que representan el escalón más bajo en la tabla de ingresos en Estados Unidos _ 19.000 dólares o menos al año _ verían sus impuestos recortados por un promedio de 567 dólares al año bajo Obama y apenas 21 dólares bajo el programa de McCain.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes