Obama decide medidas para clase media antes de discurso

WASHINGTON (AFP). Luego de la derrota demócrata en una elección parcial la semana pasada, el presidente Barack Obama reunió este lunes a su equipo económico para definir medidas en favor de la clase media, tema que debería dominar su discurso sobre el Estado de la Unión en la noche del miércoles ante el Congreso.

Tradicionalmente este discurso es la ocasión para que el presidente presente a los estadounidenses su programa para el año próximo. La primera comparecencia de este tipo para Obama adquiere una urgencia particular luego de la derrota del 19 de enero.

En efecto, un republicano ganó en Massachusetts (noreste) la banca que ocupó durante casi medio siglo el fallecido Edward Kennedy, figura señera de la izquierda estadounidense, haciendo perder a los demócratas la mayoría calificada que detentaban en el Senado, que les permitía evitar una obstrucción legislativa por parte de la oposición.

Este desenlace pone en el limbo el ambicioso proyecto de reforma del sistema de salud impulsado por Obama, quien el viernes reaccionó afirmando que continuará "luchando" para mejorar las condiciones de vida de los estadounidenses que tienen dificultades para pagar sus cuentas en este período de crisis económica.

En la reunión de este lunes en la Casa Blanca con su equipo denominado "Fuerza de choque para la clase media", cuya dirección confió al vicepresidente Joe Biden, Obama detalló una serie de medidas destinadas a aliviar la carga de las familias con niños, estudiantes o ancianos a cargo.

Entre ellas, figura un aumento de las reducciones fiscales para la custodia de niños y para los jubilados, un límite máximo para los rembolsos de préstamos estudiantiles y un incremento de los subsidios para las familias que tienen ancianos a su cargo.

Más en general, según la Casa Blanca, esta reunión anticipa "uno de los tempas principales del discurso del presidente sobre el Estado de la Unión, el de la creación de empleos estables, la reducción del déficit (presupuestario), el cambio en Washington y el combate por las familias de clase media".

"Luchamos todos los días por que los estadounidenses encuentren trabajo, por crear buenos empleos y reforzar nuestra economía a largo plazo", afirmó el lunes el presidente, cuya gestión de la economía es criticada por la mayoría de sus compatriotas, un año después de asumir funciones.

El desempleo constituye un rompecabezas mayúsculo para Obama y su administración. Pese a que Estados Unidos salió de la recesión en el verano boreal pasado, la economía perdió 85,000 empleos en diciembre y la tasa de desempleo oficial se mantiene en 10%. Incluyendo a los desempleados considerados "desanimados", el porcentaje llega a 17,3% de la población económicamente activa del país que no encuentra trabajo.

"Los estadounidenses de clase media son afectados de lleno por la crisis económica y trabajan cada vez más para ganar menos", declaró a una cadena de televisión el domingo, David Axelrod, uno de los principales consejeros de Obama.

"Existe una sensación de inseguridad económica y la Casa Blanca planea hacer todo lo posible a corto plazo para generar empleos y que la economía crezca", dijo a CNN.

En busca de un efecto de apalancamiento en el mercado laboral, Obama parece privilegiar ahora medidas poco costosas para el contribuyente. Visto el colosal déficit presupuestario -cerca de 1,4 billones (millón de millones) de dólares- la administración se muestra poco dispuesta a preparar un nuevo plan de reactivación como el de 787,000 millones aprobado 11 meses atrás.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes