Obama defiende su agresivo plan de recuperación económica

CHICAGO (AFP). El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, defendió su agresivo plan para lidiar con la crisis en Estados Unidos durante su tercera conferencia de prensa en tres días, dedicada a sus proyectos en materia económica.

Cuando se acerca el Día de Acción de Gracias (jueves) y los comerciantes temen que los consumidores se ajusten aun más sus cinturones y sus ventas colapsen, Obama dijo que comprendía las preocupaciones sobre el futuro de la economía.

"Creo, sin embargo, que es importante que el pueblo estadounidense tenga confianza (porque) ya hemos sufrido recesiones antes, ya hemos atravesado tiempos difíciles antes y mi administración tiene la intención de recuperar la economía", dijo durante su tercera conferencia de prensa.

"De modo que la gente debe entender que la ayuda está en camino", afirmó Obama, quien bosquejó un audaz plan que pretende implentar tan pronto como asuma el cargo el 20 de enero.

Obama promocionó su plan para crear 2,5 millones de puestos de trabajo en los próximos dos años a través de enormes inversiones en infraestructura, y agregó que "nuestro futuro es brillante si tomamos las decisiones correctas".

Aunque advirtió contra la tentación de ponerse a la defensiva y caer en una "espiral descendente", Obama no exhortó a los ciudadanos a invadir los comercios como vía para reactivar la economía.

"Queremos ser sensatos, ser claros, reconocer que hay que hacer ajustes reales. Esto es verdad en los negocios personales, es verdad en términos de los presupuestos familiares individuales, y también es verdad para la economía en su conjunto".

Obama expresó su "frustración por la incapacidad de Washington para tomar medidas audaces, claras y decisivas para lidiar con nuestros problemas económicos", pero manifestó su apoyo a la iniciativa de la Reserva Federal de inyectar otros 800,000 millones de dólares en el circuito económico para reactivar el sistema financiero estadounidense.

Una serie de sombríos informes económicos divulgados este miércoles sugieren que la economía estadounidense se hunde velozmente en una recesión, con una reducción del crédito que ahoga el consumo y la inversión.

Uno de esos informes indica que el gasto de los consumidores estadounidenses cayó 1% en octubre, la caída mensual más significativa desde setiembre de 2001.

Obama defendió asimismo su elección de sumar a su equipo económico a varios altos funcionarios de la era Clinton.

El presidente electo eludió una pregunta acerca de si mantendría a Robert Gates como secretario de Defensa y si nombraría a Hillary Clinton como secretaria de Estado.

Pero tras algunas quejas de sus seguidores más izquierdistas por los nombramientos que ha hecho hasta ahora, Obama afirmó que era obvio que iba a recurrir a algunos altos funcionarios de la última administración de Bill Clinton.

Obama dijo que la opinión pública se hubiera "preocupado", y con razón, si "en uno de los momentos económicos más críticos de nuestra historia" hubiera elegido a un secretario del Tesoro sin experiencia en la gestión de gobierno.

"Lo que haremos es combinar experiencia con pensamiento nuevo", señaló.

Obama designó a dos altos funcionarios de la administración Clinton en su equipo económico: Timothy Geithner como secretario del Tesoro y a Larry Summers como jefe del Consejo Nacional de Economía de la Casa Blanca.

El miércoles nombró al ex presidente de la Reserva Federal Paul Volcker para encabezar un nuevo panel de asesores externos que hará recomendaciones sobre cómo conducir la recuperación de la economía estadounidense.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes