Obama ve graves consecuencias sin su plan de estímulo

FAIRFAX, Virginia, EU (AP). El presidente electo Barack Obama advirtió hoy jueves que los habitantes de Estados Unidos sufrirán consecuencias funestas y de prolongada duración si el Congreso no inyecta ingentes sumas del dinero de los contribuyentes en la economía.

"En resumidas cuentas, una situación mala podría ser mucho peor", si el gobierno federal no hace lo suficiente para lidiar con la crisis, dijo Obama en un discurso pronunciado en la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia, en las afueras de Washington. Parte del discurso fue difundido de antemano por su equipo de transición.

Fue el cuarto día consecutivo que Obama ha tratado el tema económico.

Desde que fue elegido en noviembre, Obama se ha negado a hablar sobre temas de política exterior, especialmente acerca de la ofensiva israelí en la franja de Gaza, señalando que su manejo corresponde al actual presidente George W. Bush. Pero, al empeorar la situación económica, Obama ha comenzado a hablar sobre tópicos nacionales mientras trabaja para lograr apoyo en su plan de crear empleos y de impulsar una recuperación económica.

En su discurso en la universidad George Mason pidió al Congreso que trabaje con él "noche y día, y durante los fines de semana, de ser necesario", para aprobar un plan de reactivación económica en las próximas semanas, a fin de tenerlo listo cuando asuma el cargo el 20 de enero.

El presidente electo culpó de la situación a "una era de profunda irresponsabilidad que se extendió desde las juntas directivas de las corporaciones hasta los corredores del poder en Washington". Pero, añadió, "el hecho de que la crisis es en buena parte hechura nuestra, significa que resolverla no está más allá de nuestra capacidad".

"No creo que sea demasiado tarde para cambiar curso", dijo Obama, "pero lo será si no adoptamos una acción drástica a la mayor brevedad posible".

Obama dijo que sus objetivos son los de duplicar la producción de energía alternativa durante los tres años próximos, poner al día la mayoría de los edificios federales a fin de mejorar la eficacia en materia de provisión de energía, convertir los historiales clínicos en récords electrónicos, expandir las redes de banda ancha, y modernizar escuelas y universidades.

El discurso fue pronunciado 12 días antes que Obama se aloje en la Casa Blanca. Generalmente los presidentes electos se limitan a designar a los miembros de su gabinete y se mantienen en un segundo plano durante el periodo de transición hasta el 20 de enero, cuando juran el cargo. Empero, Obama ha utilizado la ansiedad reinante en el país sobre la situación económica y el deseo generalizado de un cambio en la Casa Blanca para insistir en el tema.

El panorama económico es sombrío y le ha dado la razón.

"Una mala situación podría tornarse mucho peor", dijo Obama, y mencionó un desempleo de por lo menos el 10% y la pérdida de un billón de dólares en actividades económicas _ en una de las peores recesiones desde la Gran Depresión de la década de 1930.

Los consumidores y las empresas han retraído sus gastos ante el desplome del mercado de la vivienda, la contracción del crédito a nivel global y la crisis financiera, una de las peores desde los años 30. la recesión, que comenzó en diciembre del 2007, es la más duradera en un cuarto de siglo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes