Obama obligó a renunciar al líder de General Motors

WASHINGTON (AP). La Casa Blanca ha intervenido en el golpeado sector automotor de Estados Unidos con una fuerza no vista en generaciones y el presidente Barack Obama se apresta a anunciar el lunes más tarde por qué obligó a renunciar al director general de General Motors, y por qué dio a Chrysler un ultimátum para que en un mes se asocie con Fiat SpA de Italia.

En momentos en que se profundiza la recesión en Estados Unidos, la peor desde la Gran Depresión de la década de 1930, Obama ha expresado su insatisfacción con la industria automotriz y exige grandes reformas, a cambio de entregar más dinero de los contribuyentes.

El domingo, el gobierno decidió actuar, al acercarse el plazo del martes impuesto a General Motors Corp. y a Chrysler LLC para que entreguen aceptables planes de reestructuración.

Ambas empresas, al borde de la quiebra, se han mantenido a flote gracias a planes de rescate del gobierno. GM ha recibido hasta ahora 13.400 millones de dólares y Chrysler, 4.000 millones de dólares.

Según asesores de Obama, el presidente piensa explicar que las compañías, que emplean a 140,000 obreros y empleados en Estados Unidos, han ofrecido propuestas que no merecen nuevos planes de rescate financiero y por lo tanto, deben hacer mucho más para merecer confianza.

Ford Motor Co., la tercera de las empresas automotrices más importantes de Estados Unidos, no ha pedido dinero al gobierno y no le afectan directamente los planes de reestructuración exigidos a GM y a Chrysler.

A cambio del despido del director de GM, Rick Wagoner, y de otros miembros de la junta directiva de GM, el gobierno proporcionará a la compañía dinero para operar durante 60 días.

En cuanto a Chrysler, recibirá unos 6,000 millones de dólares y un ultimátum para que en 30 días concluya su asociación con Fiat.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes