Obama pidió más cooperación EU-China para planificar

WASHINGTON (AFP). El presidente Barack Obama llamó hoy lunes a ampliar la cooperación con China para planificar el curso del siglo XXI, argumentando que para Estados Unidos la relación con ese país es de "las más importantes".

Al inaugurar unas conversaciones sino-estadounidenses de dos días en Washington, Obama llamó a la cooperación en un amplio espectro de temas, desde la recuperación de la economía hasta la lucha contra el cambio climático pasando por los derechos humanos.

"Las relaciones entre Estados Unidos y China marcarán al siglo XXI, lo cual las ubica entre las más importantes relaciones bilaterales del mundo", dijo Obama en el discurso de apertura del diálogo entre ambos países.

"Esta realidad debe apuntalar nuestra cooperación. Esta es la responsabilidad que cargamos", dijo.

En lo que pareció ser una nueva y consensuada consigna, Obama y el presidente chino, Hu Jintao, quien envió un mensaje a la reunión, dijeron que buscaban una "relación positiva, constructiva e integral".

"Nuestros dos países deben esforzarse para ampliar los puntos de vista comunes, reducir diferencias, impulsar la confianza mutua y fortalecer la cooperación", aseguró Hu.

Obama, que tiene previsto viajar a China en el correr de 2009, intenta ampliar las relaciones con Pekin, que es en la actualidad el mayor acreedor del muy endeudado Estados Unidos.

China, cuya delegación en Washington está encabezada por el consejero de Estado Dai Bingguo y el viceprimer ministro, Wang Qishan, afirmó por su lado que transmitirá al gobierno estadounidense sus preocupaciones, que incluyen la seguridad de los más de 750.000 millones de dólares invertidos en bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien lidera junto a la secretaria de Estado Hillary Clinton la delegación norteamericana en las conversaciones, dijo que las economías más grandes del mundo, tanto las desarrolladas como en desarrollo, debían coordinar su respuesta a la crisis económica.

"China y Estados Unidos (...) tienen la ocasión de actuar, no sólo en beneficio de nuestros propios ciudadanos, sino de la economía global", dijo Geithner.

Tanto Obama como Hillary Clinton rechazaron presentar a China como una potencia rival, pero reconocieron que Estados Unidos tenía diferencias con el gigante asiático, particularmente en lo que se refiere a los derechos humanos.

Obama dijo que Estados Unidos respetaba a la "antigua cultura" de China, pero agregó: "también creemos fuertemente que la religión y la cultura de todos los pueblos deben ser respetadas y protegidas, y que todos los pueblos deben tener libertad para expresarse".

"Esto incluye a las minorías religiosas y étnicas en China, al igual que a las minorías en Estados Unidos", precisó.

El diálogo chino-estadounidense tiene lugar inmediatamente después de la erupción de una ola de violencia étnica en la provincia china de mayoría musulmana de Xinjiang, donde murieron 192 personas.

El presidente estadounidense pidió además a China cooperación contra el calentamiento global, con miras a la conferencia mundial sobre el clima de Copenhague, en diciembre.

"Estados Unidos y China son los dos mayores consumidores de energía del mundo. También somos los dos mayores emisores de gases de efecto invernadero", dijo Obama.

Finalmente, el mandatario pidió la ayuda de Chiba para poner fin a los programas nucleares de Irán y Corea del Norte para evitar "una carrera nuclear" en el este de Asia.

"Ni a Estados Unidos ni a China les interesa que un terrorista adquiera una bomba o que se desencadene una carrera de armas nucleares en Asia oriental", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes