Obama presiona al Congreso a que apruebe TLCs tras receso

Washington (EFE). El presidente de EE.UU., Barack Obama, instó al Congreso a que apruebe, a la vuelta del receso de agosto, los pactos comerciales pendientes con Corea del Sur, Colombia y Panamá.

En declaraciones desde la Rosaleda de la Casa Blanca tras la aprobación del acuerdo para reducir el gasto público, Obama consideró que esta medida es un "buen primer paso" hacia la austeridad fiscal pero se requerirán más medidas para espolear la recuperación económica.

Obama dijo que insistirá en que el Congreso, al reanudar la sesión legislativa en septiembre, tome "de inmediato" más medidas para incentivar la creación de empleos, entre ellas la ratificación de los tratados de libre comercio (TLC).

"Quiero que el Congreso apruebe el conjunto de acuerdos comerciales -acuerdos que ya hemos negociado- que ayudaría a los trabajadores desplazados... y permitiría a nuestros negocios vender más productos en países en Asia y Sudamérica, productos que lleven estampadas las palabras 'hecho en EE.UU.'", enfatizó.

Obama ha apostado por los TLC -suscritos durante la presidencia de George W. Bush- para duplicar las exportaciones en un plazo de cinco años y, de paso, promover el crecimiento económico.

Pero la Casa Blanca es la que tiene que enviar formalmente los pactos comerciales al Congreso para dar inicio al trámite de la "vía rápida", que permitirá una votación definitiva de los acuerdos sin modificación alguna.

El prolongado debate desde julio pasado sobre el aumento del límite de la deuda nacional mantuvo en el congelador las negociaciones para el voto definitivo de los tratados comerciales con Corea del Sur, Panamá y Colombia.

Superado ahora ese debate, tanto el empresariado como los legisladores esperan que el Congreso pueda retomar el asunto al reanudar la sesión legislativa en septiembre próximo.

Sin embargo, tanto el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, como el de la minoría republicana, Mitch McConnell, deben aún ponerse de acuerdo sobre el calendario del voto de los TLC y de la Ley de Ajuste Comercial (TAA, en inglés), que da ayuda y capacitación a trabajadores estadounidenses desplazados por el comercio exterior.

Previamente, una de las trabas que enfrentaban los pactos era que los republicanos, en general, insistían en que la TAA debía ser sometida a un voto individual y no como parte del TLC con Corea del Sur, como acordó la Casa Blanca con la bancada demócrata.

Ante la continua objeción de algunos legisladores a esa maniobra, la Oficina del Representante de Comercio Exterior (USTR, en inglés) dijo la semana pasada que deja abierta la posibilidad a que la TAA sea votada como medida independiente en ambas cámaras del Congreso, para luego proceder al voto definitivo de los TLC.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes