Papandreou: Grecia ya negocia otro plan de rescate financiero

ATENAS (AP). Grecia ya está negociando con sus acreedores internacionales un segundo paquete de rescate "aproximadamente igual" al primer plan de salvamento que aceptó hace un año, de 110.000 millones de euros (157.000 millones de dólares), confirmó el primer ministro el domingo.

George Papandreou también culpó al hinchado e ineficiente sector estatal griego de haber puesto al país de rodillas y se comprometió a efectuar cambios profundos con un referéndum de la Constitución en el último trimestre del año, a fin de facilitar la tarea de deshacerse de funcionarios o trabajadores ineptos.

Sus propuestas fueron una respuesta populista a una ira generalizada de la población hacia los políticos en momentos en que las medidas de austeridad minan profundamente los ingresos. La semana pasada estallaron disturbios en las calles de Atenas contra una nueva ronda de recortes de gastos y aumentos de impuestos que fueron exigidos por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

"Solicito el voto de confianza porque nos encontramos en una coyuntura crítica... la deuda y los déficit son problemas nacionales que han colocado a Grecia en tal estado de dependencia que tal vez nos ha salvado de la bancarrota, pero del que necesitamos salir", afirmó Papandreou al comenzar un debate parlamentario de tres días que culminará el martes con un voto de confianza.

Rechazó todos los llamados que piden que el gobierno cese de pagar la enorme deuda del país, diciendo que esto sería "una catástrofe tanto para las familias como para los bancos", y dejó en claro que no dará marcha atrás en sus esfuerzos para reducir el adeudo.

Papandreou propuso que se realice un referendo en los últimos meses del año para que se efectúen "cambios al sistema político", incluida la carta magna del país. Dijo que nombrará a una comisión independiente de hasta 25 personas con el fin de recoger las propuestas de los ciudadanos y presentar un informe antes de la votación en los últimos meses del año.

El premier dijo que una revisión a la carta magna facilitará el enjuiciamiento de las autoridades que incurran en irregularidades, ya que actualmente están protegidas por un estricto estatuto de limitación de responsabilidades.

Agregó que otros cambios incluyen reducir el número de diputados, una financiación más transparente de los partidos políticos y los candidatos, así como un nuevo sistema electoral, que incluso pudiese imponer límites en los mandatos.

Los donadores europeos y el FMI exigen a Grecia que apruebe medidas de austeridad antes de extenderle un próximo crédito por 12.000 millones de euros (17.000 millones de dólares) correspondiente al primer paquete de rescate financiero por 110.000 millones de euros concertado en el 2010 para mantener a flote al país hasta que éste pueda reactivar su economía.

Muchos expertos creen que la carga de la deuda griega es demasiado grande y piensan que al final incurrirá en moratoria de pagos.

El Banco Central Europeo, sin embargo, ha sido firme en que una moratoria griega es impensable, ya que podría traer una imprevisible reacción en cadena que dañaría a los bancos europeos, enturbiaría los mercados y haría aún más difícil a otros países endeudados el hacerle frente. El BCE también tiene una exposición significativa a la deuda griega.

Papandreou agregó que Grecia sostiene conversaciones para que le concedan un nuevo plan de rescate financiero "muy parecido" al primero concertado en mayo del 2010.

Dijo que fue desechada la proyección en el rescate original de que Atenas estaría en condiciones de recurrir en el 2012 a préstamos en los mercados, pero aclaró que esto no fue culpa de su gobierno, el cual ha hecho todo lo que se le ha solicitado, como la aprobación de medidas dolorosas y la reducción del déficit fiscal al 5% del PIB en el 2010.

El primer ministro culpó a las agencias calificadoras, los paraísos fiscales, los "especuladores de derivados" y a la prensa de ahuyentar y desalentar a los inversionistas potenciales.

El dirigente opositor Antonis Samaras exigió la realización de comicios anticipados y describió la propuesta del referendo como una maniobra evasiva de Papandreou a fin de ocultar su incapacidad para gobernar.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes