Persiste la incertidumbre tras cubre de la Unión Europea

FRANCFORT ( AP). El acuerdo concertado entre la mayoría de los países de la Unión Europea para reducir su gasto ayudará a garantizar que no se repita la crisis a causa del endeudamiento y quizá contribuirá a que los gobiernos muy endeudados se granjeen de nuevo la confianza de los mercados.

Sin embargo el acuerdo de austeridad fiscal no repercutirá en un abaratamiento inmediato del crédito, cuyas altas tasas de interés amenazan la viabilidad de las economías de países como Italia y España.

Pero lo que realmente interesa a los mercados financieros es saber " cómo harán los gobiernos y los bancos de la Eurozona para financiarse en los próximos tres meses", de acuerdo con Stephen Lewis, de la firma Monument Securities, en Londres.

Los países reducirán sus déficits fiscales en su intento por convencer a los mercados de que tienen capacidad para reembolsar los préstamos.

El Banco Central Europeo ayudará a reducir el encarecimiento del crédito a los gobiernos mediante adquisiciones limitadas de los bonos que éstos hayan emitido.

Sin embargo, persistirá la situación de pánico en los mercados donde se colocan los bonos si no hay un compromiso de acciones más firmes de parte del BCE o alguna otra institución para erradicar el peligro de que los gobiernos incurran en una cesación de pagos.

El presidente del BCE, Mario Draghi, elogió el acuerdo alcanzado el viernes en Bruselas. Pero al parecer rechazó las solicitudes de que la institución efectúe compras de gran escala de bonos europeos, la acción que esperan los mercados financieros.

El interés que pagan los bonos italianos a 10 años _el cual sube si aumenta el escepticismo de los mercados hacia la capacidad del país emisor para pagar sus deudas_ se mantuvo el viernes en 6,55%. Ese nivel de interés no está muy por abajo del que precedió a la concertación de los rescates financieros para Grecia, Irlanda y Portual.

Italia tiene una deuda soberana de 1,9 billones de euros (2,5 billones de dólares) y vencimientos de deuda por 300.000 millones de euros para 2012. Para poner estas cantidades en perspectiva considérese que el fondo de rescate financiero temporal de Europa está dotado con 440.000 millones de euros y parte de ellos ya están comprometidos con Grecia, Irlanda y Portugal.

Los países europeos han acordado reforzar con un préstamo de 200.000 millones de euros al Fondo Monetario Internacional a fin de reforzarle la capacidad de éste para que preserve el euro. Sin embargo, es necesario aumentarle los recursos financieras para sosegar a los sectores que han invertido en bonos, coinciden en señalar los analistas.

La crisis de la deuda amenaza no sólo a los gobiernos, sino también a los bancos que les conceden los préstamos.

Los bancos comerciales europeos son tenedores de bonos italianos y españoles cuyo valor se ha precipitado debido a los temores de una moratoria de parte de los gobiernos emisores.

La consecuencia de esta coyuntura es el aumento del nerviosismo de los bancos para prestarse entre ellos y las constricciones del crédito han tenido sus efectos globales.

" En el papel, las medidas (acordadas el viernes) deberían reducir el riesgo de que ocurra otra crisis por la deuda como la vista en los últimos dos años", dijo Jonathan Loynes, de la firma Capital Economics.

" Sin embargo, lo que no acordó la cumbre fue la medida en la que los mercados y muchos expertos habían fincado sus esperanzas como la principal solución a la crisis actual: compras mayores de bonos por parte del Banco Central Europeo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes